Dolor en Caballito por el asesinato de una maestra durante un robo en Provincia

La víctima era docente de chicos discapacitados en el Instituto Enrique Próvolo (Comuna 6). Fue asesinada frente a su familia, en Haedo.

La víctima era docente de chicos discapacitados en el Instituto Enrique Próvolo (Comuna 6). Fue asesinada frente a su familia, en Haedo.

Hace más de 22 años que Judith Sandra Viviani (52) era docente de alumnos discapacitados en el barrio porteño de Caballito (Comuna 6).

Cientos de chicos pasaron por su aulas y ayer invadieron las redes sociales con anécdotas, recuerdos, agradecimientos y mensajes de aliento para su familia, después de que se conociera su brutal muerte. Es que a Judith la asesinaron de un balazo en la nuca en un intento de asalto frente a su casa de Haedo. Hay tres sospechosos detenidos por el crimen y creen que esa noche cometieron otros tres robos en la zona.

La docente había ido a buscar a su hijo menor, Agustín (16), a una fiesta. Alrededor de la 1.45 de la madrugada del sábado, al detenerse en la puerta de su casa de Directorio al 500, fueron sorprendidos por tres ladrones armados que llegaron al lugar en un Citroën C3 negro. Ella alcanzó a gritarle a su hijo para que corriera y se refugiara adentro. Forcejeó con los asaltantes, no se sabe si para resistirse al robo de su Renault Duster o si para impedir que entraran a su casa. El resultado fue fatal: le dispararon en la nuca y escaparon sin llevarse nada.

“¡Con mi mamá no!”, fue el grito desesperado de su hijo que los vecinos escucharon en medio del asalto. Cuando sonó el disparo corrieron a asistir a la mujer. Ya estaba muerta.

Por el homicidio detuvieron a tres sospechosos: una mujer de 20 años y dos varones, de 20 y 24. El fiscal Fernando Capello, de la UFI N°2 de Morón, cree que esa noche esta banda cometió otros tres asaltos: en el primero la víctima fue el fiscal Eduardo Castelli, en Ramos Mejía, cuando salía de comer con su pareja y amigos. Después intentaron sacarle el auto a un comisario en Villa Sarmiento, pero éste logró evadirlos. Como no pudieron con él, intentaron robarle a Viviani en la puerta de su casa. Tras matar a sangre fría a la docente, el fiscal Capello cree que huyeron unas 20 cuadras, hasta la esquina de Emilio Mitre y Chassainge, en Villa Sarmiento, y le robaron el Volkswagen New Beetle a un joven de 24 años. En ese auto estaban escapando cuando los atraparon en Ciudadela.

Ahora esperan la rueda de reconocimiento para terminar de confirmar que son los responsables de esta seguidilla de hechos. Los conectaron por el horario y el coche que usaban.

Según contaron a Clarín los vecinos de Judith, el barrio se convirtió en uno de los “preferidos” de los asaltantes para cometer entraderas violentas y robarse autos, porque usan la avenida Gaona como vía de escape. En la mayoría de los casos los ladrones están armados y aprovechan la poca circulación de las calles internas para poder actuar. Los vecinos advierten que en la comisaría de Haedo los desalientan a realizar las denuncias, por lo que muchos desisten de hacerlas.

“A una de cada tres familias de esta cuadra le robaron el auto o en la casa en el último tiempo”, calculan en el barrio, cansados de ser foco de los delitos. A 20 cuadras de donde mataron a Viviani, en octubre, ya habían asesinado a Miriam Coppolillo, una mujer que salía a cenar con su familia para festejar el cumpleaños de su marido veterinario, en El Palomar.

Son cuadras de chalés grandes y de casas bajas. La de Viviani es una de las más modestas de los alrededores, pero eso no impidió que la eligieran como blanco del robo.

Los vecinos le pidieron a la Municipalidad que pode los árboles y que coloque más luminarias para que así puedan sentirse más seguros. “Nos dijeron que tienen 200 para poner, pero que no cuentan con presupuesto”, denunciaron.

“Judith era una muy buena persona, muy simpática. Hablábamos en lenguaje de señas y era muy cómica, siempre me hacía reír. Ella siempre me ayudó mucho en todo, me dio su apoyo cada vez que la necesité. La quiero y la voy a extrañar muchísimo”, le contó Yésica Sosa, una ex alumna, a Clarín.

En el Próvolo sus colegas docentes estaban conmocionadas por su muerte y suspendieron el inicio de clases -decretaron dos días de duelo- al conocerse la noticia. Hacía 22 años que enseñaba a chicos con con discapacidades auditivas y trastornos del lenguaje. Allí todos la recuerdan como muy “alegre” y “cariñosa”.

Roberto, amigo de Judith, dijo entre lágrimas: “Era una excelente persona y una gran madre. Lo único que puedo decir de ella es que era buenísima. Es inexplicable lo que pasó”.

Hace poco más de dos años que Jorge Pedroso, el marido de Judith, había fallecido de un infarto. Junto a él tuvo a sus hijos Sebastián (19) y Agustín (16), a quien acompañaría a su viaje de egresados con otras mamás del colegio. Su esposo tenía otra hija más grande, pero la joven vivía con su madre, aunque tenían un vínculo cercano.

“Judith querida….Que tengas paz. Vamos a estar muy cerca de tus hijos. Y pediremos justicia, aunque el dolor no se aliviane”, lamentó Verónica, amiga de la docente, en Facebook.

Informe: Nahuel Gallotta

Vía Clarín