Dos detenidos por las reiteradas amenazas de bomba a la exESMA

Fueron identificados a través de intervenciones telefónicas, análisis de registros y tres allanamientos realizados el sábado, el fiscal Franco Picardi y el juez Luis Rodríguez indagaron hoy a los imputados. Las casi 50 intimidaciones hechas obligaron a evacuar el predio en cada ocasión y afectaron las actividades y el trabajo que allí se realiza diariamente.

Dos personas acusadas de realizar amenazas de bomba por teléfono a la ex ESMA fueron detenidas el sábado por la mañana e indagadas este lunes, en el marco de una investigación delegada en la Fiscalía Federal N°5, a cargo de Franco Picardi.

En la causa, que tiene secreto de sumario, busca determinarse el origen y responsables de por lo menos 48 llamados, que tuvieron lugar entre junio del año pasado hasta la fecha en el predio ubicado en la avenida Libertador 8151. La cantidad de amenazas se intensificaron durante este año, con un pico en abril y mayo.

A través de intervenciones telefónicas, registros de comunicaciones y tareas de inteligencia encabezadas por el Departamento de Inteligencia y Crimen Organizado de la Policía Federal Argentina se logró la identificación de las dos personas, una de las cuales habría realizado al menos 15 llamados. A pedido del fiscal federal, el juez Luis Rodríguez ordenó que se llevaran a cabo tres allanamientos, en los que se produjeron las detenciones y se secuestraron varios teléfonos celulares y chips de líneas telefónicas prepagas; no obstante ello, continúan analizándose e investigando otros llamados. La calificación legal del delito por el que fueron indagados los imputados -acto del que participó Picardi- es intimidación pública.

Preocupa por la interrupción de actividades

Las reiteradas amenazas afectaron el normal desenvolvimiento de las actividades y trabajo que a diario se realizan en el predio: con cada llamado debió evacuarse a las 1500 personas que se desempeñan en el lugar. Los organismos de derechos humanos habían expresado públicamente su preocupación por ese motivo, ya que los operativos obligaron, por ejemplo, a suspender los recorridos por el ex centro clandestino de detención en el que operaron las fuerzas armadas.

Desde 2007, la ex ESMA es administrada por el Ente Público Interjurisdiccional Espacio para la Memoria y para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, espacio que se convirtió en un emblema de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar. El Ente es un organismo de derecho público, integrado por representantes del Estado Nacional, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los organismos de derechos humanos.

El Espacio Memoria y Derechos Humanos está integrado por el Archivo Nacional de la Memoria, el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Memoria Abierta, el Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur y el Instituto de Políticas Públicas de Derechos Humanos del MERCOSUR, entre muchos otros organismos.

Fuente: Fiscales.gob.ar