El actor Tristán protagonizó un confuso episodio en su departamento y terminó internado en el Hospital Fernández

Al parecer tuvo una fuerte discusión con uno de sus hijos. Al principio se dijo que se atrincheró con un arma de fuego.

En la mañana de este martes, el actor Tristán protagonizó un confuso episodio en su departamento ubicado en la calle Beruti al 2400, en el barrio de Recoleta (Comuna 2). Se dijo que estaba armado y atrincherado. Se descompensó y lo tuvo que atender el SAME. Fue trasladado al Hospital Fernández (Cerviño 3356, Comuna 14).

“Fue una discusión familiar, no estuve atrincherado y no tengo armas, me acaba de revisar el personal de la policía”, dijo el actor en el hospital.

Todo empezó por una discusión que mantuvo con su hijo menor, Federico Díaz Ocampo, de 35 años, con quien vive.

El actor estuvo casi media hora al otro lado de la puerta blindada de su departamento, ubicado en el décimo piso, y evitando cualquier tipo de comunicación. Luego debió ser atendido por el SAME.

“Fue un susto porque pensamos que le había pasado algo”, explicó Federico. De acuerdo a su relato, pasó la noche en la casa de su madre y al regresar a primera hora de este martes encontró que Tristán no abría la puerta. “Por protocolo, llamé a la policía, los bomberos y el SAME para que me abriera la puerta”, dijo Federico a Canal 13.

Hernán Rado, un hijo del corazón de Tristán, dijo en un primer momento: “Tristán se encerró en su departamento, a mi hermano lo amenazó con un arma y lo quiso tirar desde el décimo piso. “Está sacado, tiene un arma y quiso tirar a mi hermano del décimo piso”.

Luego, en otro móvil, expuso: “Mi hermano vino a mi casa a la madrugada, y me contó que había tenido una discusión con mi papá. Empezamos a llamarlo pero no atendía ni en el teléfono de línea ni en el celular. (…) Llamé al 911 para que se arrimaran, y allí ellos llamaron al SAME y a los bomberos porque no atendía”.

“Nos preocupamos muchísimo porque subieron y no atendía. Pensamos que le había pasado algo grave pero resulta que después él se despertó porque estaba durmiendo. Y había tenido una descompensación, por eso no atendía; y ahora lo llevaron al Fernández a hacerse un chequeo”, agregó Hernán.

El joven aceptó haber realizado el llamado al 911 pero cuando fue entrevistado por la señal TN negó que el cómico haya utilizado un arma para amenazar a su hermano, o que haya armas en su casa. “Capaz que yo, asustado como estaba a las 5 de la mañana, me haya asustado y hasta dicho ´venga que mi papá no está bien´. Pero no había armas. Yo no dije eso. Armas no, armas no. Entraron testigos a revisar y nadie encontró ningún arma”, dijo el hijo del cómico, que negó que su padre sufra de alguna enfermedad mental.

“Tiene 82 años, tiene un marcapasos –por eso nos asustamos- pero está mejor que nosotros. Ahora está ensayando para hacer teatro en Las Grutas y se acuerda mejor la letra que nosotros”, concluyó.