El cardenal Poli rechazó el aborto y advirtió sobre “la indiferencia de los ricos frente a la miseria de los pobres”

Como cada 25 de Mayo, aniversario de la Revolución de 1810, el arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina encabezó el Tedeum en la Catedral Metropolitana, al que asistió el presidente Mauricio Macri.

El cardenal Mario Poli, brindó su homilía frente al presidente Mauricio Macri, su esposa, la primera dama Juliana Awada, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y distintas autoridades de la administración pública.

Foto: Télam

“La indiferencia y el egoismo de los ricos frente a la miseria de los pobres no pasan inadvertidos a los ojos de Dios, que sí se acuerda de los pobres y no olvida su clamor, dice el Salmo 9”, fue uno de los dichos más resonantes del arzobispo de Buenos Aires y Primado de Iglesia católica en el Tedeum.

“El primer deber del Estado es cuidar la vida de sus habitantes. Especialmente de los debiles, los pequeños, los pobres y marginados, los enfermos y los ancianos abandonados, porque son los más pobres de los pobres”, agregó Poli.

“Si hoy celebramos un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo es porque Dios padre acompañó el camino. Nuestra nación siempre tiene destino. Siempre habrá futuro para la Argentina si confiamos en él y levantamos la barrera de la desconfianza entre nosotros. De lo que debemos desconfiar es de los logros instantáneos”, dijo Poli.

‘La defensa del inocente que no ha nacido debe ser clara, firme y apasionada, porque allí esta en juego la dignidad de la vida humana, siempre sagrada’. Que vivan los dos. Para Dios no hay excluidos”, añadió el cardenal, en referencia al debate sobre la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo, que se debate por estos días en el Congreso nacional.