El Club Español rechaza que Nación le quite tierras para dárselas a la PFA

Este domingo harán una gran asamblea de socios.

Este domingo 6 de mayo al mediodía los socios del Club Deportivo Español (Santiago de Compostela 3873, Parque Avellaneda, Comuna 9) harán una asamblea para volver a mostrar su rechazo a la intención del Gobierno nacional de quitarles una parte de su sede para dársela a la Policía Federal Argentina (PFA). La usaría para entrenamiento de efectivos.

Este lunes cientos de socios hicieron una asamblea donde se expresó el rechazo a perder metros cuadrados. Desde la Coordinadora De Hinchas expresaron que se vive “un presente difícil”: “Mauricio Macri como jefe de Gobierno de la Ciudad no renovó el comodato del 70% y en el pedazo de Español puso una comisaría de la ciudad. Sí, donde antes jugaban pibes y pibas hoy hay mano dura, gatillo fácil y represión. Pero no fue suficiente. Hoy va por el 30% restante”. “Más de 2500 pibes y pibas del Bajo Flores y Lugano (dos barrios muy postergados del sur de nuestra ciudad) crecen, juegan, hacen deporte, vida sana y se divierten ahí”.

“En su capricho no acepta un no como posibilidad. Ahora la policía necesita más espacio: un centro de entrenamiento para cadetes. Es evidente que para él, es más importante que la policía se entrene a que los pibes jueguen en su club. Se ve que su crianza no le permitió entender que cuantos más pibes se críen dentro de un club, menos vamos a necesitar de cadetes de policía bien entrenados. La relación es inversamente proporcional”, añadieron.

“Macri siendo presidente de Boca Juniors llevó a Español a la quiebra con el famoso fondo de inversiones: Carrario, Guzmán y algunos otros jugadores que hicieron una gran campaña en Deportivo Español pero dejándolo económicamente en la ruina. Jorge Telerman (el jefe de Gobierno anterior a Macri) le otorgó el predio a los socios en comodato para que el club siguiera existiendo”, contextualizaron.

“Fue emocionante ver a los pibes con sus carteles, a las pibas leyendo el comunicado, a los más históricos jugando al tute cabrero y a los hinchas con lágrimas en los ojos. No era una película de Campanella, no había Oscar ni alfombra roja. Había un pueblo libre que peleaba por su casa”, dijeron sobre la asamblea del lunes para convocar al encuentro del domingo.