El Comité Olímpico Argentino negó que la Llama Olímpica se apagara por falta de gas

Fue la defensa ante las fotos virales con el monumento sin la tradicional flama.

Este martes circularon fotos de la Llama Olímpica, en la Villa Olímpica de Soldati (Comuna 8), aparentemente apagada. Se dijo que ocurrió durante varios minutos y que fue por falta de gas. Este miércoles Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino, aclaró: “La llama olímpica no se apagó, tiene un flujo de gas permanente que le mantiene como si fuera un piloto”.

La llama olímpica es uno de los símbolos por excelencia de la historia de los Juegos. Según la tradición ancestral, el fuego debe permanecer encendido durante toda la competencia, en este caso hasta el 18 de octubre. Se apaga en la fiesta de clausura.

Según una investigación de El Disenso, Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino, es director del Grupo Werthein, dueño TGS que provee de gas al cenotafio donde está la Llama Olímpica.

Durante la viralización de la foto con la llama al parecer extinta se le endilgó a la administración porteña la inversión de dinero público en este evento deportivo de talla internacional. Si bien todavía no hay datos oficiales definitivos, este medio supo que la auditora general de la Ciudad de Buenos Aires, Mariela Coletta, estimó que solo los preparativos (no los inmuebles de la Villa Olímpica) costaron $3.157.095.991.

“La llama olímpica, alimentada a gas, se apagó misteriosamente en Buenos Aires. ¿Mensaje de los dioses contra el tarifazo?”, “No se apagó la llama olímpica, la apagamos para ahorrar gas”, son algunos de los comentarios en redes para satirizar lo ocurrido.