El fiscal Campagnoli pide elevar a juicio oral la causa por la que renunció el exjefe de la policía porteña

José Pedro Potocar está acusado de integrar una asociación ilícita que pedía coimas a comerciantes de Saavedra y Núñez.

José Pedro Potocar está acusado de integrar una asociación ilícita que pedía coimas a comerciantes de Saavedra y Núñez.

Antes de iniciar la feria judicial, el fiscal José María Campagnoli pidió elevar a juicio oral la causa por la que se acusa al exjefe de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, José Pedro Potocar, de integrar en carácter de líder una asociación ilícita dentro de la comisaría 35 (Cuba 3145) que habría pedido coimas a comerciantes de Saavedra y Núñez.

Campagnoli también pide el juicio oral para la comisionada mayor de la Policía de la Ciudad Susana Aveni (la acusa de ser otra de las jefas de la organización), el comisario Marcelo Stefanetti y el subcomisario Alberto Codaro, estos últimos, como partícipes. Todos están excarcelados y debe resolver el juez Ricardo Farías.

A mediados del año pasado ya se elevó una parte de la causa a juicio oral. Allí se acusa al suboficial escribiente Marciano Quiroga, al sargento 1° Adrián Otero, el sargento Sergio Ríos y al cabo Alejandro Malfetano. El Tribunal Oral Federal (TOF) N° 4 y el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 16 se declararon incompetentes. La Cámara de Casación Penal debe dirimir en qué fecha inicia esta parte del juicio.

El fiscal dijo que Quiroga y Ríos eran los encargados de recaudar el dinero: “Según una asignación de tareas que habría sido coordinada por el comisario Villarreal, Quiroga se encargaba de recaudar entre los establecimientos del rubro gastronómico, en tanto que Ríos hacía lo propio con el resto de los locales comerciales y personas a las que se les cobraba”.

Sobre Potocar y Aveni, el fiscal afirmó: “La organización integrada por los procesados se mantenía gracias a la participación de quienes eran, en lo formal, los superiores jerárquicos de Villarreal: Aveni y -por encima de ella- Potocar. Estos últimos, además de organizar las maniobras con aquel, acometían acciones tendientes a asegurar el acatamiento de las órdenes que impartía Villarreal a su personal subalterno, al tiempo que brindaron una garantía de impunidad para que el sistema pudiera desarrollarse sin la injerencia ni el conocimiento de los organismos de control administrativos o judiciales. Al igual que Stefanetti y Codaro, Potocar y Aveni recibían de Villarreal su participación en el dinero producido a partir de las actividades de la organización ya descriptas”.

El abogado Christian Poletti, uno de los defensores de Potocar, criticó a Campagnoli: “No hizo las medidas de prueba que le pedimos: la declaración de los comerciantes que presuntamente fueron extorsionados. Esa prueba sigue sin hacerse a pesar de que también la ordenó el tribunal de alzada. En el juicio sí o sí deberán declarar. No estamos de acuerdo con la acusación de Campagnoli”.

A fines de diciembre, El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, junto al ministro de Justicia y Seguridad, Martín Ocampo, presentó a las nuevas autoridades que conducirán la Policía de la Ciudad en el marco de la reorganización que tendrá la fuerza.

“Hoy estamos dando un paso muy importante en esta etapa sacando a la calle más de 2300 policías”, precisó Rodríguez Larreta.

“Todo apunta a una misma dirección: más policías en la calle, mejor entrenados para garantizar cada vez mejor seguridad para los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires”, sostuvo el jefe de Gobierno.

El Gobierno porteño propuso como jefe de la fuerza policial a Carlos Kevorkian, subjefe de la Policía de la Ciudad, y como subjefe a Gabriel Oscar Berard, actual superintendente de Operaciones.

Rodríguez Larreta también anunció una reestructuración de la fuerza para lograr más transparencia y cercanía con los vecinos, al tiempo que permitirá una mayor presencia de policías en las calles.