El Grupo Artístico de Boedo criticó el vandalismo al mural de Buffarini

Por el pase de club del jugador, hubo personas que dañaron una pintada hecha por este conjunto de pintores y vecinos.

Por el pase de club del jugador, hubo personas que dañaron una pintada hecha por este conjunto de pintores y vecinos.

El Grupo Artístico de Boedo criticó que se haya vandalizado el mural que hicieron sus miembros en homenaje al jugador de fútbol Julio Buffarini. Está en Zelarrayán y Viel. Personas que aun no fueron identificadas lo dañaron en gesto de bronca porque este deportista deja San Lorenzo de Almagro y empieza a entrenar en Boca Juniors.

“Entendemos el descontento de la gente por lo acontecido con Julio Buffarini, pero bien se podría haber tomado otra determinación que la de ir a escribirlo con aerosol, o acercarnos propuestas que podamos determinar en conjunto”, dijo el Grupo de Boedo, que fue declarado de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

“Quizá algunos crean que nosotros recibimos aportes de alguien para hacer esto o que solamente nos dedicamos a hacer murales, sepan que no es así nuestro trabajo lo hacemos con amor, pasión, convicciones y nos cuesta mucho conseguir los materiales para realizarlo. Qué bueno sería que con la misma rapidez y voluntad con la que se acercaron al mural nos vengan a traer un litro de pintura cada tanto para la tarea que realizamos, sería todo más fácil. El mural de Buffarini fue realizado no solo por el aprecio hacia el jugador con nuestra camiseta sino también por una historia personal con los dueños de la pizzería donde lo hicimos, en donde Julio se acercó a darles una mano en un mal momento de salud”, añadieron.

“Es por estos motivos que salvo excepciones no hacemos jugadores en actividad, porque hay que dejar el exitismo de lado y saber esperar. La verdad es que hoy muchos se sienten defraudados pero en su momento nos hicieron llegar decenas de mensajes para que hagamos el mural de Buffa, incluso hoy los que se enojan con la situación nos piden reemplazarlo por un jugador del mismo plantel como si no pudiera ocurrir lo mismo. Para construir siempre son tres o cuatro, para destruir hay una larga fila, ojalá como sociedad en algún momento podamos revertir y que esto sea al revés, porque estamos siendo muy autodestructivos”, reflexionaron.

“Nos ocuparemos del mural, y que tome otra forma para bajar el conflicto, sin una imagen específica, pero sean un poco pacientes que nosotros también transitamos el fin de año. Tomamos el compromiso individual y grupal de hacer de esto una ventana al arte tomando nuestra historia y lo seguiremos haciendo con las convicciones de siempre por que afortunadamente somos parte de un club que es mucho más que solo un club de fútbol”, concluyeron.