El Ministerio Público de la Defensa propone una mesa de trabajo para abordar la conflictividad que afecta a la comunidad senegalesa

El Defensor General de la Ciudad, Horacio Corti, realizó una presentación ante el Fiscal General porteño y los ministros de Justicia y Seguridad, y de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, a fin de proponerles impulsar y desarrollar una mesa de diálogo de la que surjan acciones para evitar la irrupción de nuevos conflictos o tensiones territoriales que involucren a la comunidad senegalesa. Estaría compuesta por los ministerios mencionados, la Fiscalía, el Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad y organizaciones sociales.

El Defensor General se dirigió a Luis Cevasco, Martín Ocampo y Eduardo Macchiavelli a fin de manifestarles su “profunda preocupación por el incremento sostenido de los conflictos desarrollados ante las fuerzas públicas y los trabajadores del espacio público, en especial de aquellos que ejercen la venta ambulante” en el ámbito de la Ciudad, en particular en los barrios de Liniers, Flores y Constitución. Según explicó, el colectivo senegalés resulta uno de los más damnificados en este contexto de tensión creciente, ya que “la realidad de extrema vulnerabilidad de este grupo migrante los constituye en el eslabón más débil de la cadena de producción y comercialización”.

En este sentido, Corti señaló la necesidad de realizar un esfuerzo institucional colectivo y generar un diálogo que involucre a las distintas áreas gubernamentales, sociales y judiciales que participan e intervienen en los conflictos. Por ello, propuso también que se convoque a las organizaciones sociales para debatir alternativas que permitan aminorar la conflictividad, “incluyendo como proceso de innovación social a los trabajadores de la Economía Popular en la resolución de los problemas colectivos”.

El Ministerio Público de la Defensa de la Ciudad, a través del Programa Contra la Violencia Institucional, trabaja cotidianamente con la comunidad senegalesa, brindando información sobre los derechos que les asisten en caso de ser detenidos y/o criminalizados por las fuerzas de seguridad.