El Papa Francisco llamó al recolector que perdió sus piernas en un accidente laboral en Villa Crespo

En la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires hay un proyecto para que en su honor se conmemore el “Día del recolector de residuos” cada 22 de marzo.

El papa Francisco llamó por teléfono a un recolector de residuos llamado Maximiliano Acuña que perdió las piernas en un accidente mientras realizaba su trabajo en el barrio porteño de Villa Crespo (Comuna 15). En su honor, el legislador porteño por Bien Común, Gustavo Vera, presentó un proyecto de ley para que se declare el 22 de marzo como el “Día del recolector de residuos”. La iniciativa se presentó este lunes con un acto en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires junto al secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano.

Fue por pedido del legislador Vera que el Papa llamó a Acuña, quien recordó: “Le pregunté si estaba en Argentina, porque pensé que estaba acá, y ahí el Papa me dijo que no, que estaba en Roma, en Italia, y que tenía que ir yo él iba a venir para acá para conocernos y charlar personalmente”.

El trabajador dijo además que al atender el teléfono el Sumo Pontífice le dijo: “Soy el Papa Francisco, me mandó una carta un compañero (en alusión a Vera), me emocionó y me llegó mucho la fuerza que tenés. Siempre para adelante, que sos un ejemplo”.

En el correo electrónico que le había enviado al Papa, Vera le había avisado que este lunes iba a encabezar “un acto con 1.500 camioneros en la Legislatura para presentar el proyecto de ley que declara el Día del recolector de residuos, en homenaje al joven de 33 años que el pasado 22 de marzo cuando estaba recolectando la basura en Juan B. Justo casi esquina Vera (Villa Crespo) fue embestido por un auto a 130 kilómetros por hora y perdió sus dos piernas”.

“El pronóstico de los médicos era el peor: en el mejor de los casos quedaba en estado vegetativo o con serios daños neuronales y en el peor de los casos era el final. Pero al tercer día, Maximiliano salió del coma y al quinto día ya estaba en sala normal. A las pocas semanas ya estaba en la casa junto con sus 5 hijos”, comentó el legislador en la misiva dirigida a Jorge Bergoglio.