El partido de Biondini participó en Casa Rosada de un encuentro de “Juventudes Políticas”

Durante un encuentro con Marcos Peña y Pedro Robledo, referentes de la fuerza liderada por el hombre que supo reivindicar a Adolf Hitler plantearon al Gobierno “la reinstauración del Servicio Militar Obligatorio”. La presencia generó polémica y el propio Robledo salió a aclarar que “nadie invitó a un partido nazi”.

La Juventud del Partido “Bandera Vecinal”, denominada La Passaponti, fue invitada a la Casa Rosada para participar de la “Mesa de Juventudes Políticas Partidarias”, un encuentro organizado por el subsecretario de Juventud, Pedro Robledo, que contó con la presencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y de la ministra de Desarollo Social, Carolina Stanley.

También fueron de la partida en la mesa convocada por la administración de Mauricio Macri referentes de diferentes fuerzas políticas, como el Partido Justicialista, la Unión Cívica Radical, el PRO, el Partido Socialista, la Coalición Cívica ARI, el Frente Renovador, el Movimiento Popular Neuquino, el Partido Fe, el partido GEN, Proyecto Sur, Confianza Pública, Compromiso Federal y Unión por Córdoba, entre otros.

Según informó Bandera Vecinal, el temario de la reunión fue “abordar el debate sobre el Servicio Militar Obligatorio, la implementación del Boleto Estudiantil, y la instauración de la Boleta Única Electrónica en las elecciones legislativas del 2017”.

“Nuestros dirigentes coincidieron, en general, con las otras fuerzas respecto de la necesidad de avanzar en los dos últimos puntos”, precisaron desde Secretaría de Prensa de BV.

Sobre la primera cuestión, Bandera Vecinal fue la única fuerza que sostuvo férreamente la necesidad de reinstaurar el Servicio Militar Obligatorio, pero bajo “un nuevo modelo moderno y socialmente integrador” y a través de la convocatoria de un plebiscito, realizado de manera conjunta con los comicios del año que viene.

“Más allá de los acuerdos o disidencias, Bandera Vecinal destaca como muy positiva este tipo de iniciativas, que posibilitan un fructífero y democrático debate e intercambio de ideas entre los representantes de la nueva generación de los partidos políticos”, agregaron mediante un comunicado de prensa.

Si bien históricamente fue señalado como un referente de la ideología neonazi (indicios no faltaron; entre ellos, el uso de símbolos y saludos nazis, y hasta haber reivindicado a Adolfo Hitler por televisión y afirmar que la historia contada desde el 45 es falsa) Biondini confesó más recientemente haber “evolucionado” para “dejar esas cuestiones de lado” y en el presente niega cualquier coincidencia con el régimen alemán acusado de asesinar a 6 millones de judíos y desatar la mayor guerra en la historia de la humanidad, con una cifra de muertes estimada en 50 millones de personas.

Lo cierto es que el 17 de marzo de 2009 la Corte Suprema de Justicia de la Nación le negó la posibilidad de formar el partido político Nuevo Triunfo, debido a consideraciones sobre el carácter nazi y antisemita, que la agrupación negó. Posteriormente, creó el partido Bandera Vecinal -producto de la fusión de Gente en Acción y Alternativa Social-, fuerzas que compitieron en los comicios de  2013 y 2015.

Por estos polémicos antecedentes, la presencia de Bandera Vecinal en Casa Rosada generó polémica en las redes sociales, y el fue el propio Robledo quien salió al cruce de las críticas.

El subsecretario de Juventud aclaró que el partido de Biondini no estaba en la nómina de las fuerzas políticas invitadas por el Gobierno y habló de “mentirosos que intentan ensuciar una muy buena iniciativa”.

“Nadie invitó a un partido nazi”, aclaró Robledo y, dando a entender que no sabía quiénes eran estos participantes, agregó: “Se identificaron como un partido vecinal”.