Según el primer censo popular, 5.872 personas viven en la calle y otras 20.000 están en riesgo

Así lo informaron las instituciones públicas y de la sociedad civil que participaron del relevo. El dato contrasta con el registro del GCBA, que si bien detectó un incremento del 23% respecto de 2016, sostiene que el número total de personas en la calle asciende 1.066. El 26 de julio se hará un “Frazadazo”.

Luego de que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informara que, según sus estadísticas oficiales, en un año creció un 23% la cantidad de personas en situación de calle (de unas 866 en abril de 2016 a 1.066 en el mismo mes de este año), este miércoles en Tacuarí 124 se difundieron los datos del primer censo popular, hecho por organizaciones educativas, políticas y sociales con el apoyo de organismos públicos como el Ministerio Público de la Defensa de la CABA y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires bajo el lema “A mí no me contaron: visibilizar para humanizar”.

Se concluyó que en los 48 barrios porteños hay 4.394 personas que viven y duermen en el  espacio público. Además, hay 1.478 personas que utilizan redes de alojamiento transitorio (paradores nocturnos u hogares transitorios). Suman 5.872 casos. También alertaron que hay cerca de 20.000 personas en riesgo de caer en situación de calle (beneficiarios de subsidio habitacional por Decreto 690/06, beneficiarios de amparo judicial para garantizar acceso a vivienda, adolescentes de 18 años institucionalizados en el Sistema de justicia penal juvenil en condición de egreso, desalojos con sentencia firme, adultos institucionalizados en el sistema penal próximos a finalizar condena, adultos que tienen alta médica en salud mental pero no dónde vivir, familias incluidas en hoteles en el marco Operativo Frío u otras situaciones particulares sin Decreto 690, adultos mayores).

Se trata de un total de 25.872 afectadas por esta problemática.

Para llegar a estos números, 430 personas que participan de agrupaciones de la sociedad civil en marzo iniciaron cursos de capacitación. Entre el 8 y 15 de mayo recorrieron los barrios porteños en distintos horarios, durante la semana y fines de semana, para hablar con gente en situación de calle y encuestarlos. Se preparó un cuestionario de 29 preguntas para saber sobre su vida cotidiana, su situación sanitaria y acerca de sus ingresos. Se contactó a 4.590 personas que respondió las preguntas.

Con los datos aportados por estas personas, dijeron sus hacedores, se obtuvo información acabada sobre cómo es la vida diaria de la gente sin techo. Se busca desandar un camino de prejuicios y estereotipos en torno a gente en situación de calle que crea las condiciones para que se ejerza violencia institucional y social sobre ellos. De hecho, las encuestas concluyeron que una de cada siete personas en situación de calle dijo haber sufrido violencia institucional (policial o discriminación en algún servicio público) alguna vez en su estadía.

De la población contactada, un 24,5% son mujeres, un 74,5% son varones y un 1% son personas trans. El 86,5% es mayor de 18 años, de los cuales un 20% no tiene documento de identidad ni está realizando el trámite para obtenerlo. El 13,5% son menores de 18 años, de los cuales el 45% son mujeres y el 55% varones. Del total de la población adulta contactada, un 49% estaba sola y un 12% se definió como grupo familiar. un 21,50% fueron contactados en ranchadas.

Se concluyó que casi el 75% de los chicos en situación de calle van a la escuela. También se supo que el 80% de los que respondieron refieren hacer algún tipo de actividad económica como changas, cartoneo, venta ambulante. El 73% dice no tener ingreso fijo, el resto en su mayoría se debe a jubilaciones y Asignación Universal por Hijo.

A la hora de desandar prejuicios, a través de la encuesta se les preguntó por qué habían quedado en situación de calle. Sólo el 10% lo hizo por consumo de sustancias psicoactivas. El resto lo hizo por problemas familiares, problemas socio económicos, egreso del sistema penal o de internaciones en institutos mentales, también jóvenes institucionalizados en el sistema de protección que cumplen los 18 años. El 23% dice que quedó en situación de calle hace un año, el 17% en los últimos tres años;  20% entre tres y seis años; un 38% están hace más de seis años.

El 12% por ciento de los encuestados dijo no haber nacido en el país. El 30% es porteño, el 32% de la Provincia de Buenos Aires y el 26% en el interior.

Este es el detalle barrio por barrio, donde hay en total 3.981 adultos y 609 niños: Agronomía (8 adultos y 0 niños); Almagro (62 adultos y 3 niños); Balvanera (269 adultos y 33 niños); Barracas (166 adultos y 11 niños); Belgrano (124 adultos y 14 niños); Boedo (14 adultos y 0 niños); Caballito (149 adultos 24 niños); Chacarita (118 adultos y 16 niños); Coghlan (21 adultos y 0 niños); Colegiales (13 adultos y 2 niños); Constitución (215 adultos y 27 niños); Flores (159 adultos y 9 niños); La Boca (29 adultos y 6 niños); Liniers (86 adultos y 13 niños); Mataderos (193 adultos y 93 niños); Monte Castro (6 adultos y 0 niños); Monserrat (114 adultos y 26 niños); Núñez (68 adultos y 0 niños); Nueva Pompeya (52 adultos y 0 niños); Palermo (282 adultos y 25 niños); Parque Avellaneda (81 adultos y 3 niños); Parque Chacabuco (55 adultos y 0 niños); Parque Chas (1 adulto y 0 niños); Parque Patricios (152 adultos y 20 niños); Puerto Madero (32 adultos y 0 niños); Recoleta (136 adultos y 20 niños); Retiro (282 adultos y 10 niños); Saavedra (43 adultos y 7 niños); San Cristóbal (135 adultos y 3 niños); San Nicolás (99 adultos y 7 niños); San Telmo (356 adultos y 71 niños); Villa Urquiza (1 adulto y 1 niño); Vélez Sarsfield (11 adultos y 2 niños); Versalles (1 adulto y 0 niño); Villa Crespo (37 adultos y 0 niños); Villa del Parque (25 adultos y 1 niño); Villa Devoto (53 adultos y 14 niños); Villa General Mitre (1 adulto y 0 niños); Villa Lugano (66 adultos y 7 niños); Villa Luro (8 adultos y 0 niños); Villa Ortúzar (8 adultos y 5 niños); Villa Real (9 adultos y 0 niños); Villa Santa Rita (1 adulto y 0 niños); Villa Soldati (207 adultos y 133 niños); Villa Urquiza 26 adultos y 4 niños).

En la presentación de estos datos estuvieron presentes Horacio Ávila, referente de la agrupación Proyecto 7 que trabaja con gente en situación de calle; Christian Gruenberg, coordinador del programa Contra la Violencia Institucional del Ministerio Público de la Defensa; Cecilia Segura, auditora general de la Ciudad de Buenos Aires; Horacio Corti, Defensor General de la Ciudad de Buenos Aires; Alejandro Amor, Defensor del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires; Laura Velazco, integrante del Consejo Económico y Social de la ciudad de Buenos Aires; y Jorgelina Di Iorio, referente de la Asamblea Popular Plaza Dorrego (San Telmo) e investigadora del CONICET.

El primero en tomar la palabra fue Ávila: “Este censo popular que es un acto político, la situación de calle es una situación política. Decidimos convocar a todas las organizaciones el 21 de julio a las 18 en la Asamblea Popular de Plaza Dorrego para hacer el 26 de julio un segundo Frazadazo (se hizo en julio de 2010) en defensa de los derechos de los compañeros en situación de calle en la Ciudad y todo el país. Vamos a pedir a las provincias que también salgan a la calle”. Comentó además que la iniciativa del censo popular se implementará con la misma metodología en otras localidades.

Luego Jorgelina Di Iorio se encargó de explicar a través de diapositivas los datos expuestos en el censo. Destacó la forma en que se capacitaron los más de 400 voluntarios que hicieron los censos y hablaron con las personas en situación de calle.

Christian Gruenberg enfatizó que este censo sirve para dejar de lado estereotipos. “La gente en situación de calle sufre una doble discriminación: es invisible por un lado para políticas públicas y por el otro es hipervisibilizada desde la vigilancia”.

Horacio Corti expuso que solo con el número de las encuestas hechas ya se duplica al ofrecido por la Ciudad. Citó un fallo de la Corte Suprema de 2012, donde el Ministerio Público de la Defensa de la CABA litigó, y en base a eso dijo que se debe modificar la jurisprudencia porteña para garantizar el derecho a la vivienda. Dijo que “es una buena oportunidad para contrastar datos del Gobierno porteño y promover cambios en la política pública para dar soluciones estructurales; no puede ser que en la Ciudad más rica haya personas que viva en la calle”.

Cecilia Segura coincidió con este punto y dijo que “los recursos están, el Gobierno nacional hace trasferencias descomunales”. También citó la problemática de los inquilinos y casos de hacinamiento, aparte citó los problemas a atender en villas de emergencia. “Espero que el Gobierno porteño escuche estos datos y no solo en situación de frío o coyuntura y escuche a las organizaciones sociales y las incorpore, como dice la ley, ya que son las que saben estas problemáticas”.

Laura Velazco dijo que hasta los organismos oficiales (como el Instituto de Estadística y Censos) daban cuenta del aumento de la pobreza. En zona sur la pobreza llega a los dos dígitos, señaló. “Cuando aumenta la pobreza, aumenta la indigencia y aumenta la gente en situación de calle; lo vieron las organizaciones y lo ve todos los días la gente que camina la Ciudad. Era innegable. Este trabajo colectivo y serio es algo que refuerza algo que todos sabíamos que pasaba. Ante lo cual, el Gobierno lo negaba porque no tenía un buen diagnóstico porque eso implica seguir retaceando el presupuesto para áreas sociales, no solo en asistencia, sino en su resolución integral. Son valiosos del informe los datos cualitativos (las encuestas) que obligan a rediseñar la política pública. No sólo con respecto a la gente en situación de calle, sino también los dispositivos (paradores)”.

El Defensor del Pueblo Alejandro Amor dijo que la única grieta es la que existe entre quienes están adentro y afuera del sistema: “Que nadie quede afuera por ninguna causa y menos por ser discriminado”. Citó el funcionamiento del Consejo de Organizaciones Sociales que funciona dentro de la Defensoría y pidió que el Gobierno porteño cuente con un organismo similar, donde diserten las organizaciones de la sociedad civil junto al Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat “para discutir todas las situaciones y cuáles van a ser los lapsos para aplicar políticas públicas y cuánta plata se va a poner, si no, seguimos dando datos pero la respuesta cultural del Estado la tenemos que dar nosotros que somos funcionarios públicos”. “Esto es un problema con muchos años en Argentina, merece mayor responsabilidad y mayor desapego partidario”, añadió.

Las siguientes organizaciones e instituciones fueron parte del censo popular: Proyecto 7 – Gente en situación de calle, Abrigar Derechos, Acción Voluntaria, Amigos en el Camino, Asamblea Popular Plaza Dorrego, Centro de Estudiantes de la Facultad de Psicología de la UBA, Centro de Integración Frida, Centro de Integración Monteagudo, Che Cultura, Ciudad Sin Techo, Comedor El Gomero de Barrancas de Belgrano, Comunidad del Centro Educativo Isauro Arancibia, Consejo de Organizaciones Sociales de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Equipo de Investigación UBACyT de la Facultad de Psicología (UBA), Izquierda Popular, Juventud Socialista Democracia y Participación, La Boca Resiste y Propone, La Calle Que Nos Parió, La Miguelito Pepe, Ministerio Público de la Defensa CABA, Movimiento Barrios de Pie, Movimiento Libres del Sur, Movimiento Universitario Sur, Mujeres Activando, Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá), Ni una persona más en la calle, No Tan Distintas – Mujeres en Situación de Vulnerabilidad Social, Nuevo Encuentro, Observatorio del Derecho a la Ciudad, Presidencias de las comisiones de “Derechos Humanos, Antidiscriminación y Garantías” y “Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud” de la Legislatura de la CABA, Partido Social, Patria Grande, Presidencia de la Auditoría General CABA, Red Puentes (MP La Dignidad) y Sopa de Letras.