En el Día del Arquitecto, la Ciudad recuerda al creador de la Floraris Genérica

Se trate de una de las obras más emblemáticas del patrimonio público porteño, junto al Obelisco y el Puente de la Mujer.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, homenajea a los arquitectos en su día destacando una de las obras más lindas y emblemáticas porteñas, realizada por el arquitecto Eduardo Catalano.

“Buenos Aires tiene una arquitectura reconocida a nivel mundial. En cada rincón de la Ciudad podemos encontrar arte, diseño e inspiración. Tenemos obras maestras para disfrutar”, expresó Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público.

La Floralis es la primera escultura argentina con movimiento, regalo del escultor, arquitecto, y filántropo argentino Eduardo Catalano. Fue inaugurada el 13 de abril de 2002, con un recital de la Camerata Bariloche en la Plaza de la Naciones Unidas, sobre la Avenida Figueroa Alcorta.

La idea de la escultura surgió un atardecer de verano, cuando trabajando en su jardín de invierno, Catalano notó que una gran flor roja de la especie Hibiscos comenzaba a cerrarse. Sin saber por qué, dibujó una flor geométrica. Más tarde contaría que hacía tiempo deseaba crear una estructura móvil que se abriera, se cerrara o se expandiera. Florales Genérica es ese proyecto hecho realidad.

Otras de las obras ícono de la ciudad de Buenos Aires on el Puente de la Mujer, ubicado en Puerto Madero, diseñado por el arquitecto español Santiago Calatrava, y el más antiguo Obelisco, del arquitecto argentino Alberto Prebisch.

Historia y características

La Floralis Genérica es una escultura que mide 20 metros. Fue hecha en acero inoxidable, aluminio de uso aeronáutico y hormigón. Es obra del arquitecto argentino Eduardo Catalano, quien se la donó a la Ciudad de Buenos Aires en el año 2002.

El mecanismo original hace que la flor se abra y se cierre siguiendo la radiación solar, en un proceso que toma más de 20 minutos y que convierte al monumento en un espectáculo cotidiano público de la Ciudad.

El monumento pesa 24 toneladas y tributa a todas las flores; motivo por el que su autor decidió ponerle el nombre en latín, ya que esa es la lengua que usa la botánica para la denominación de las distintas especies.

Fue la primera escultura móvil montada sobre un sistema hidráulico y de células fotoeléctricas.

Sobre el Día del Arquitecto, que se celebra cada 1 de julio

¿Qué es un arquitecto?. Cuenta la leyenda… “Dicen que son seres mágicos, pueden construir casas, ciudades y mundos de papel y luego pueden vivir en ellos. Cuenta la leyenda que no duermen para hacer sus sueños realidad. Se escucha decir que no se los ve trabajando en el día, sólo en la noche fabricando ideas de papel, para que en la mañana estén terminadas y duren toda una vida. Dicen también que miden entre 1,50 a 1,90 metros de altura, pero sus edificaciones sobrepasan el cielo. Que pueden respirar ideas y botar realidades por la boca. Que fabrican gigantes a escala. Tienen el poder de convertir el papel en concreto, vidrio, metal y demás…creo que son dueños de la piedra filosofal. Pero sólo es una leyenda, si alguien ve uno se recomienda que lo atrape, porque son seres mágicos y poco vistos y reconocidos”. (Arq. Efraín Cordero).