En “las próximas semanas” se debatirá la reforma del Código Urbanístico en la Legislatura porteña

Lo anunció el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, al inaugurar las sesiones ordinarias en Perú 130.

Durante la apertura de las sesiones ordinarias de este año, el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, adelantó que “en las próximas semanas” inicia en la Legislatura local el debate parlamentario por la modificación del Código Urbanístico.

Según fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, el objetivo es “brindar un nuevo marco normativo a la gestión urbanística que responda a las necesidades actuales de la Ciudad”.

El anteproyecto del nuevo Código Urbanístico, que debatirán los legisladores porteños, fue elaborado por el Consejo del Plan Urbano Ambiental (CoPUA) a fines de 2016. Busca “devolver la homogeneidad al tejido urbano de la Ciudad, generar las condiciones para una mejor convivencia entre las distintas actividades y proponer una densidad poblacional adecuada”.

Como puntos destacados, se elimina el uso del FOT y las tangentes como parámetros de qué se puede y qué no se puede construir, reemplazándolo por tipos de construcción según su volumen; además, plantea la graduación de mixtura de usos en toda la Ciudad en contraposición a las antiguas zonificaciones.

Durante el año pasado, hubo reuniones entre vecinos y funcionarios de Desarrollo urbano y Transporte. Se hicieron debates en las 15 Comunas.

Allí los funcionarios expusieron que esta modificación también busca dar “mayor previsibilidad, y el vecino podrá conocer cuáles son las alturas permitidas para la construcción en su manzana; ordena la estética de las cuadras, para propiciar un espacio público más amigable; promueve una ciudad policéntrica, lo que atraerá comercios y servicios a los barrios; revaloriza las zonas subdesarrolladas; entre otros asuntos”.

Hay entidades vecinales que se oponen a esta modificación y aseguran que los cambios buscan generar nueva superficie edificable, a tono con los intereses de grandes desarrolladoras inmobiliarias.

En paralelo a las reuniones en las 15 Comunas con funcionarios porteños, entidades barriales hicieron reuniones independientes y debatieron con vecinos qué políticas públicas desean para sus barrios. Prevaleió la construcción de casas bajas y más espacios verdes.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: