Encienden en Atenas la llama Olímpica de los Juegos de la Juventud 2018, que se celebrarán en Buenos Aires

El martes 24 de julio habrá una ceremonia en el Estadio Panathinaikó, en Grecia.

El martes 24 de julio se desarrollará una ceremonia en el Estadio Panathinaikó, en Atenas, para prender la llama Olímpica de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018, que se celebrarán en octubre en la Ciudad de Buenos Aires. Llegará a la Capital Federal al día siguiente.

Según fuentes oficiales, en una primera etapa, la llama visitará una serie de localidades de la provincia de Buenos Aires. El Tour de la Antorcha comenzará oficialmente el 5 de agosto con la llegada del fuego sagrado a La Plata, donde se realizará el primer relevo.

En total recorrerá unos 14.000 kilómetros en su viaje de casi 60 días, que terminará el 6 de octubre en el Obelisco, en lo que será la primera ceremonia de apertura Olímpica en el centro de una ciudad, fuera de los tradicionales estadios. Los relevos en cada localidad se extenderán por un kilómetro, en los cuales 10 portadores pasarán el fuego sagrado de antorcha en antorcha.

Durante el tour, la llama también visitará alguno de los sitios más icónicos y turísticos de la Argentina como Mar del Plata, el Monumento a la Bandera en Rosario, las Cataratas de Iguazú y el Glaciar Perito Moreno. En ellos no habrá relevo.

En redes sociales se usará el hashtag #UnidosPorLaLlama. La iniciativa es parte del concepto #UnitedBy lanzado por el Comité Olímpico Internacional para promover los valores del Olimpismo en todo el planeta.

Fuentes oficiales destacan que “el Tour de la Antorcha de Buenos Aires 2018 mostrará la diversidad cultural y geográfica de Argentina en su paso por la región del noroeste, del noreste, de cuyo, pampeana y patagónica”.

El concepto del logo del Tour de la Antorcha de Buenos Aires 2018 se basa en el deseo de que los Juegos se constituyan como “un espacio de unión en la diversidad, multiculturalidad y bien común”.

El origen del relevo de la antorcha se remonta a cuando los griegos enviaban mensajeros a las ciudades-estado para anunciar una tregua que permitiera el desplazamiento de los atletas y el público hasta las competiciones Olímpicas. De ahí el concepto de paz e integración de los pueblos simbolizado en la antorcha.