Proteccionistas denuncian la falta de cuidados y el “apuro” para trasladar animales del Ecoparque

Dicen que el objetivo es "sacarse de encima" a los ejemplares para concesionar por 30 años edificios de valor patrimonial del Zoo Porteño.

Dicen que el objetivo es “sacarse de encima” a los ejemplares para concesionar por 30 años edificios de valor patrimonial del Zoo Porteño.

Entidades proteccionistas denuncian que el Gobierno porteño tiene apuro por sacar los últimos animales del Ecoparque (Comuna 14). Aducen que por eso han faltado controles, lo que habría generado el fallecimiento de varios ejemplares. “(El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez) Larreta quiere su Central Park en Palermo con locales comerciales en los edificios históricos donde residían los animales para el fin de su mandato”, criticaron fuentes de la ONG Sin Zoo en diálogo con Pura Ciudad.

Ya fueron derivados 370 animales, pertenecientes en su mayoría a la Dirección Nacional de Fauna. Otros 924 permanecen en el predio del barrio de Palermo.

Según esta ONG, la cuestión de fondo es la explotación comercial del terreno: “Todo se hace al revés. Tienen mucho apuro en sacarse de encima la mayor cantidad posible de animales ya que seguramente se apruebe el proyecto de ley de entrega a 30 años de 21 edificios del zoo (donde aún viven animales) a privados para instalar peloteros y emprendimientos gastronómicos”.

Se refieren a un proyecto de ley elaborado por el Poder Ejecutivo local, cuya aprobación estaba prevista para en diciembre pasado, pero el tratamiento parlamentario se desarrollará durante este año. La concesión es para juntar fondos que financien las obras del nuevo Ecoparque.

“El Gobierno intentó meter un proyecto sin debate para concesionar los edificios históricos a privados por 30 años. Querían aprobarlo de un día para otro. Esos edificios están hoy ocupados por animales. Ahí ves que los animales no les interesan, sí el rendimiento económico. No hablan de un estudio de impacto ambiental. En el Zoo no hay calles ¿cómo van a entrar los camiones proveedores?”, se cuestionan en Sin Zoo ante este medio.

“El Gobierno dejó que el Zoo se viniera abajo durante 20 años. Nunca fiscalizó a los privados que ejercían la concesión. Por eso están venidos abajo los edificios, por eso la inversión que se tiene que hacer es tan costosa”, añaden.

De todos modos, fuentes del Ecoparque niegan apuro en los traslados y aclaran que se sigue un procedimiento legal: “La reglamentación de la ley del Ecoparque, exigen que antes de realizar derivaciones se haga una convocatoria abierta y pública. Luego se convocará a un comité que seleccionará un lugar entre aquellos que se hayan presentado y, por último, se realizarán los estudios médicos en cada ejemplar”.

“Los tiempos para concretar las derivaciones dependerán de la salud de los ejemplares, los requisitos médicos, los permisos de las autoridades sanitarias de cada país, de la respuesta de Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) y de otros aspectos logísticos, que podrían demorar unos seis meses”, añadieron.

Las agrupaciones por los derechos de los animales en septiembre impulsaron un pedido de informes por las especies en el ex Zoo. En noviembre fuentes del Ecoparque confirmaron que fallecieron tres ciervos antes del traslado a la Estación de Cría de Animales Silvestres (ECAS). En ese predio fallecieron otros dos, dijeron en la ONG. Las causas no se hicieron públicas. “Desconocidas”, dijeron fuentes del Ecoparque.

También murieron 11 peces carpa al ser dejados en oxigenación en pequeños recipientes la noche anterior a su traslado al Jardín Japonés, ubicado a pocas cuadras, en el Parque Tres de Febrero (Palermo).

“Creemos que hubo más fallecimientos de octubre en adelante”, dicen en Sin Zoo. Se quejan porque las fuentes oficiales “mandan tarde los informes” con los datos actualizados sobre la situación de las especies, incluidos los decesos.

También hubo fuertes críticas en redes sociales cuando se viralizó la foto de una jirafa bebé intentando comer de un recipiente de basura. Al respecto, Sin Zoo expuso: “Esto es desidia. Esto es gente tercerizada que no entiende nada de animales: hacen la limpieza y dejan las cosas en cualquier lado porque nadie los capacita ni los supervisa”.

En esta ONG también habían denunciado que el Ecoparque iba a sacrificar 200 tortugas marinas y tres búfalas. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Modernización porteño, a cargo de la renovación del ex Zoo porteño, desmintieron la situación.

En el ministerio porteño informaron que en el corto plazo enviarán un hipopótamo pigmeo a un zoo de Chile, una elefanta a un santuario en Brasil, 11 papiones sagrados a Colombia, cuatro osos de anteojos a reservas de Ecuador y Perú, y dos osos pardos a un santuario en EE.UU.

Ante esta novedad, Sin Zoo expresó a este medio: “Es un hipopótamo de avanzada edad. Lo mandan a un zoo a seguir siendo exhibido. Es más de lo mismo. Se lo sacan de encima para no tener que invertir en veterinaria, comida”.