Entró en vigor la ley para frenar cortes de gas prolongados en la ciudad de Buenos Aires

El legislador porteño Sergio Abrevaya, autor de la norma, dijo que los vecinos se quejan por “la excesiva demora en la reconexión del servicio”.

Este miércoles se refrendó la Ley porteña N° 6110, que busca frenar los cortes de gas prolongados en casas y edificios de la Ciudad de Buenos Aires.

El único artículo de la norma establece: “Establécese que en el ejido de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las empresas prestatarias de suministro de gas no podrán exigir adecuaciones a nuevas regulaciones que impliquen modificaciones edilicias a cada unidad habitacional para interrumpir el suministro de gas, salvo que fuera necesario por resultar la instalación peligrosa o defectuosa”.

Fue impulsada por el legislador porteño Sergio Abrevaya (GEN). “Los vecinos resultan perjudicados por la excesiva demora en la reconexión del servicio de gas natural domiciliario, que se produce con posterioridad a un corte de suministro ocasionado por la realización de una reparación por pérdida o fuga en el fluido de gas”, explica los argumentos del texto.

“La realización de reparaciones en las instalaciones o modificaciones para ajustar las mismas a nuevas especificaciones y normas, no debe ser causa para que el ciudadano se vea desprovisto de dicho servicio por un período mayor al que lleva solucionar los problemas de las instalaciones”, agrega el proyecto que se aprobó en la última sesión ordinaria de 2018.

La empresa Metrogas informó a La Nación que tanto la empresa como las otras ocho distribuidoras de gas que funcionan en todo el país se rigen de acuerdo al marco regulatorio establecido por el Enargas, un ente del Estado que funciona en forma autónoma.

“Enargas fija las regulaciones para las operaciones comerciales, impositivas, técnicas, en calle, en obra y las tareas hacia los clientes, por ejemplo, las inspecciones en el corte de gas. Hay un marco regulatorio establecido y es el Enargas que lo avala y lo modifica”, explicaron desde Metrogas.