Extienden por tres años y elevan el monto de asistencia para las víctimas de Cromañón

Lo dispuso la Legislatura a través de una modificación de la ley 4786 referida a la reparación integral a las víctimas sobrevivientes y familiares de víctimas fatales.

La Legislatura porteña aprobó este jueves extender por tres años la asistencia económica para las víctimas sobrevivientes y familiares de víctimas fatales de Cromañón. La norma fue impulsada sobre tablas por el diputado Claudio Romero y votada en forma positiva por unanimidad de los legisladores presentes.

La nueva norma, que modifica la Ley 4.786,  “garantiza a los/as beneficiarios/as los tratamientos, medicamentos y prácticas médicas, en especial, la atención en salud mental, los controles neumonólogicos, los tratamientos de oncología, traslados prescriptos y demás vinculados. La cobertura establecida por la presente ley es independiente del subsector de la salud que asista a las víctimas y/o familiares y de la jurisdicción en que éstas residan, siempre que las mismas cuenten con la autorización y derivación correspondiente. El control, seguimiento y revisión de todas las prestaciones de salud, estará a cargo del Programa de Salud Integral para Damnificados de la tragedia de Cromañon, perteneciente a la Subsecretaría de Atención Hospitalaria, del Ministerio de Salud, o el área que en el futuro la reemplace”.

También eleva los montos en un casi un 70%, por lo cual los familiares de los fallecidos percibirán a partir de ahora y por el término de tres años la suma mensual de $11.000 pesos (148 personas) mientras que la cifra será de  $6.000 para cada uno de los 1.644 sobrevivientes

Claudio Romero, del bloque Vamos Junto, impulsó la iniciativa.

“Esta tragedia resultó un punto de inflexión en materia de seguridad y de habilitaciones en nuestra Ciudad: conmocionó a todo el país, puso a los porteños en alerta, y, a quienes tomamos las decisiones, nos hizo reflexionar y reforzar aquellas áreas del Estado ocupadas de fiscalizar los predios de recreación de la CABA”, sostienen los fundamentos del proyecto.

“El 30 de diciembre de 2004 murieron 194 personas, la gran mayoría jóvenes de entre dieciséis y treinta años que habían ido a disfrutar de un show musical. Además, a lo largo de estos catorce años transcurridos, más de quince sobrevivientes han fallecido debido a las enfermedades de estrés pos-traumático, que aquella noche dejó en sus vidas y en las de sus familiares, quienes también han padecido y, padecen hoy en día, secuelas emocionales y físicas que los ha llevado, en muchos casos, a enfermedades terminales”, explica el proyecto sobre lo sucedido.