Flores: elevaron a juicio la causa contra el joven que atropelló y mató a un menor e hirió a su madre

El joven está acusado del delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo con motor y por la fuga del lugar del hecho sin prestar auxilio a la víctima.

Patricia Guichandut, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 62, declaró clausurada la instrucción y elevó a juicio la causa que investiga la muerte de Isaac Sus, el niño de cinco años que fue atropellado en la esquina de Directorio y San Pedrito, en Flores (Comuna 7) por un automóvil conducido por Ricardo Emanuel Papadopulos, de 21 años. En el siniestro vial la madre del menor sufrió lesiones de gravedad.

El joven está acusado del delito de homicidio culposo agravado por la conducción imprudente de un vehículo con motor y por la fuga del lugar del hecho sin prestar auxilio a la víctima.

La Sala VI de la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional de la Ciudad rechazó la semana pasada un pedido de arresto domiciliario.

Noticias relacionadas

“Venimos ganando todas las batallas, las cosas han salido muy bien en la querella. Se vio mucha celeridad en la causa. Por ahora, la jueza declaró la clausura de la instrucción y la defensa no se opuso a la elevación a juicio”, contó a Télam el abogado de la querella, Gabriel Becker, quien aclaró que en los próximos 10 días serán citados “para completar las pruebas”.

“Después hay que ver si la defensa va a negociar ir a un juicio abreviado o un juicio oral”, completó. De esta forma, los camaristas confirmaron el fallo de Guichandut. Becker afirmó que “está probada la responsabilidad penal” de Papadopulos y afirmó que el joven de 21 años realizó “tres maniobras antirreglamentarias”. “Todos los peritos han tenido conclusiones coincidentes respecto de todos los puntos: Papadopulos venía circulando por la avenida Directorio, nunca paró y el semáforo estaba en rojo”, indicó el abogado.

Papadopulos conducía pasadas las 23 del 17 de diciembre un Volkswagen Golf GTI sin registro cuando embistió al menor y a su madre en San Pedrito y Directorio. Estuvo prófugo durante nueve días y luego se entregó. Ahora está alojado en la alcaidía 14 del barrio de Palermo a la espera de un traslado.

En un primer momento, su padre Rubén fue quien se presentó ante la Justicia y dijo haber sido el autor del siniestro vial. La Justicia determinó que eso no era cierto y buscó dar con el paradero del hijo, quien se entregó el pasado 25 de diciembre en la División Homicidios de la Policía de la Ciudad.