Habrá baños públicos en parques porteños

Es para lugares con más de tres hectáreas de extensión.

Este jueves la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó un proyecto de ley para instalar baños de uso público en espacios verdes de una superficie de un mínimo de tres hectáreas.

Los legisladores autores de esta iniciativa hablan de “la necesidad de incorporar servicios sanitarios en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con el fin de garantizar la disponibilidad de baños de uso público a la población, que actualmente solo cuenta con recursos privados y la buena predisposición de comerciantes”.

“Implementar la instalación de baños públicos no sólo contribuye al buen uso del espacio público, sino que también brinda una solución durante aquellos días en que se realizan manifestaciones, festivales, actos patrios, etc., donde se aglomera en la vía pública gran cantidad de personas. Que consideramos de suma importancia dar respuesta a un problema que atañe a toda la sociedad, tratándose de una necesidad fisiológica básica. Particularmente soluciona un gran inconveniente a las personas que padecen enfermedades y también a las mujeres embarazadas”, aseguran.

La ley precisa: “Los baños públicos deben contar con módulos con inodoro, puertas con sus respectivas trabas de seguridad que indiquen si está libre u ocupado, y gancho para ropa. En el área de lavabo se colocarán 2 (dos) lavamanos, dosificador de jabón, porta-toallas de papel, basurero, espejo y cambiadores para niños tanto en baños masculinos como femeninos, o bien en un área accesible para ambos sexos. Deberán  reunir las condiciones de asepsia necesarias para satisfacer las exigencias mínimas de salubridad.

Los baños públicos deben contar con sistema braille el cual deberá disponerse en la señalética y resultar accesibles para aquellas personas con discapacidad y/o movilidad reducida.  Deberá contar al menos con un módulo adaptado.

Además se aclara: “Las instalaciones de los baños regulados por la presente deben sujetarse a lo dispuesto en las normas urbanísticas destinadas a impedir la desfiguración de la perspectiva del paisaje o perjuicios a la armonía paisajística o arquitectónica y también la preservación y protección de los edificios, conjuntos, entornos y paisajes”.

“La Ciudad de Buenos Aires es una de las áreas con mayor circulación: a los 2.890.151 de personas que la habitan -según arrojó el último Censo realizado en 2010- se suma el ingreso de alrededor de 3,5 millones de personas por día, provenientes de  distintas localidades aledañas que vienen a trabajar, estudiar”, fundamentan los legisladores porteños María Rosa Muiños (Bloque Peronista) y Diego García de García Vilas (Vamos Juntos).