Hallaron una quemadura de cigarrillo en la mano de Lucas González y Gregorio Dalbón denunció que hubo tortura

El abogado de la familia del menor además dijo que “van a ser 122 los efectivos detenidos, ya que cada policía que declara está involucrando a otro”.

Durante la autopsia al cuerpo de Lucas González, el adolescente baleado por efectivos de civil de la Policía de la Ciudad en Barracas (Comuna 4), se halló una quemadura de cigarrillo en una de sus manos. Gregorio Dalbón, abogado de la familia, denunció que el menor “fue torturado”.

Especialistas del Servicio de Tanatología de la Morgue Judicial determinaron que “a nivel de primer espacio interdigital” había una lesión circular de un centímetro de diámetro, “similar a lo observado en quemaduras”. Se produjo en un momento próximo a la muerte y de forma oficial se comunicó que no había cigarrillos en el auto donde estaban Lucas y sus tres amigos.

“Tremendo hallazgo que los padres manifestaron en su testimonial. Lucas fue torturado. Le quemaron un cigarrillo en la mano. Cuando la madre lo contaba los fiscales quisieron dejarlo escrito. Tanto (el fiscal titular de la Procuraduría de Violencia Institucional -Procuvin- Andrés) Heim como (el fiscal en lo Criminal y Correccional 32, Leonel Gómez) Barbella. Ahora ese testimonio cobra valor con el resultado de autopsia”, tuiteó Dalbón.

“Hemos visto una mancha de cigarrillo en la mano de Lucas que data de la misma hora del hecho, algo que le va a dar 50 años de prisión” a los policías involucrados, expresó el letrado en Radio 10.

“La mamá me dijo (sobre la quemadura) cuándo lo fue a ver al hospital. El fiscal Heim pidió que se analice y ayer tuvimos la respuesta de la autopsia. Es una forma de tortura. Es un caso de odio”, expresó y aseguró que “van a ser 122 los efectivos detenidos, ya que “cada policía que declara está involucrando a otro”.

“Tuvimos que analizar al que presto colaboración y dio las órdenes. Hay un comisario y subcomisario preso, nadie es raso. Han nombrado otro comisario que estuvo por la tarde en el lugar del hecho”, sumó.

Ante este panorama, el abogado dijo que los integrantes de la Brigada que mató a Lucas “no son los mismos” que a la tarde “plantaron” un arma para “encubrir y armar toda la parafernalia para que estos menores terminen siendo sindicados como delincuentes y los policías como que enfrentaron a delincuentes”.

Juan José Nieva, Fabian Andrés López y Gabriel Alejandro Issasi son los tres policías que estando de civil dispararon contra el auto donde viajaban Lucas y sus tres amigos. Están acusados de cometer el homicidio agravado de Lucas y la tentativa de ese delito en contra de los sobrevivientes.

Además, están detenidos seis uniformados acusados de cometer encubrimiento: la oficial Lorena Miño, el comisario Juan Romero, el subcomisario a cargo de la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 4 Roberto Inca, el comisario Fabián Du Santos, el principal Héctor Cuevas y la oficial Micaela Fariña.

El fiscal en lo Criminal y Correccional 32, Leonel Gómez Barbella, asegura que estos seis uniformados “alteraron los rastros y pruebas del delito que cometieron” los tres acusados del homicidio de Lucas.