Hasta las 18, cortes en los accesos a Capital por protestas

El Frente Social Milagro Sala y las dos CTA informaron que habrá 50 maniestaciones callejeras.

Este jueves diversos movimientos sociales harán 50 cortes en rutas y en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires hasta las 18. Es una protesta contra las políticas económicas y sociales que implementa el Gobierno nacional del presidente Mauricio Macri.

Se trata de una jornada nacional de lucha para reclamar “un diálogo amplio con el Gobierno y hallar soluciones de fondo para los sectores más postergados de la sociedad”, informaron el Frente Social Milagro Sala y las dos CTA, organizadores de la protesta.

El dirigente Alejandro “Coco” Garfagnini del Frente Social Milagro Sala precisó que los piquetes tendrán como epicentro el Puente Pueyrredón que une la ciudad con la provincia de Buenos aires; la bajada de la autopista Buenos Aires-La Plata; el Acceso Oeste.

Garfagnini advirtió al Gobierno nacional que de continuar por este camino no habrá salidas sino el impacto contra el fondo de un callejón ya que “el pueblo argentino está en una situación grave y desesperante”.

“El Gobierno tiene que sentarse a dialogar con todos los sectores sociales de la Argentina para construir una paritaria social y popular que nos permita abordar esta situación de emergencia desesperante que vive nuestro pueblo”, señaló.

Además ayer los militantes de la Federación de Organizaciones de Base (FOB) se manifestaron frente a la sede de la Sociedad Rural en el barrio de Palermo contra el modelo económico.

Este miércoles el Polo Obrero había hecho una jornada de protesta similar. Sus miembros informaron: “Los fríos números de las estadísticas apenas dan cuenta de la gravísima situación por la que atraviesan miles de familias, pero son una muestra de que la situación está llegando al imites intolerables: según el último informe de Barómetro de Deuda Social de la Infancia, la pobreza alcanza al 48,1% de los niños en Argentina, 8.225.000 pibes y pibas son pobres. En el caso de la alimentación, mientras un 17,6% tiene déficit en sus comidas, un 8,5% pasó hambre durante 2017”.

“En el 2018 se agravo muchísimo esta situación: devaluación del peso de 35,8 % hasta julio (es decir reducción del poder de compra de los que cobran en esa moneda), aumento en los alimentos básicos, en el primer semestre de 20%, a lo que se suman los tarifazos en el gas, que impacta en el precio de la garrafa, luz y transporte, están pulverizando los ingresos de los trabajadores”, añadieron sus militantes.