Hay dudas acerca de la aplicación del aumento del subte previsto para el 1 de junio

La jueza porteña había dictado una medida cautelar a pedido de legisladores porteños del FIT, pero el GCBA planeaba poner en práctica el segundo escalón del aumento, previsto para el mes próximo, y llevar el boleto directamente a 12,50.

La jueza Patricia López Vergara suspendió el aumento escalanoado del Gobierno porteño, horas antes de que entrara en práctica el primer tramo, el 8 de mayo. Ese día, el boleto subiría de 7,50 a 11 pesos. El segundo tramo de la suba se produciría el 1 de junio, que llevaría el valor del viaje a 12,50.

Si bien desde el Gobierno dejaron saber que, dada la orden judicial, el aumento se aplicaría todo junto al término del mes de mayo, el amparo presentado por los diputados del PTS-FIT, Myriam Bregman y Patricio de Corro, junto al metrodelegado Claudio Dellecarbonara, plantea que la orden de no modificar precios debe regir hasta que se resuelva la “cuestión de fondo”, es decir, hasta que se determine si tiene o no validez la tarifa técnica de $ 18 fijada por Subterráneos de Buenos Aires (Sbase).

Según Sbase, la tarifa requiere una actualización por el alza de los costos operativos debido a la inflación. Tal evaluación fue ratificada a fines de abril en una resolución en el Boletín Oficial, en la que se sostuvo que la tarifa técnica es de $ 18. Esa cifra, que es la que se cobraría sin subsidio, surge de dividir los costos de explotación, que según Sbase son de $ 5.634 millones por año, por los 312 millones de pasajeros que pagan boleto. Pero los amparistas afirman que en esa tarifa técnica se incluyen costos que no corresponden.

“El Gobierno no pudo demostrar cómo calcula la tarifa para justificar el tarifazo -sostuvo Bregman cuando dio a conocer le nuevo fallo-. Esto está plasmado en la nueva documentación que presentamos en la Justicia. Ante esto, la jueza López Vergara confirmó la cautelar y ordenó suspender el aumento hasta tanto se resuelva el amparo”. Y detalló: “El tarifazo es una estafa. Metrovías quería cargarle sus gastos en restaurantes, remises y diarios a la tarifa del Subte y el Gobierno solo quiere seguir llenándole los bolsillos”.

En contradicción con este planteo, este viernes, el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, confirmó el plan oficial de poner en práctica la nueva tarifa.
“Queda un aumento anunciado a principios de año que es el de junio próximo, que es una actualización gradual en tres etapas y eso es lo único que existe con seguridad”, indicó Dietrich en declaraciones a radio La Red (AM 910).

Mientras tanto, el gremio de los Metrodelegados continúan con medidas de fuerza en reclamo de una mayor suba salarial a la acordada en paritarias por el gremio UTA y Metrovias, la empresa concesionaria del servicio. Desde abril los metrodelegados vienen realizando paros rotativos y apertura de molinetes. La próxima medida de fuerza tendrá lugar el martes en las líneas E y H, que comenzarán a operar recién al mediodía con molinetes liberados en estaciones cabecera de 12 a 14.

Por su parte, Cecilia Segura, titular de la Auditoría General de la CABA, señaló que “El fallo de la jueza López Vergara es un reconocimiento al trabajo de la Auditoría”.

“En el año 2013, en un Informe de Auditoría sobre el estado del cumplimiento del contrato de concesión del Servicio de Subterráneos, hicimos un análisis muy detallado de la composición de la tarifa de Subte. Allí se estableció que el Gobierno porteño, a través de la empresa estatal SBASE, realiza un cálculo del precio de la tarifa que es erróneo porque sobreestima el valor de la tarifa técnica del subte. Desde entonces, el gobierno de la Ciudad desoye este informe y, aunque modificó una parte, sigue calculando mal la tarifa. ¿Por qué lo hace? Básicamente, porque eso les permite cargar mayores costos a los usuarios del subte”, agregó la funcionaria camporista.

“La AGCBA es el organismo que por mandato constitucional debe realizar el control de las políticas públicas en la ciudad, y sus informes tienen una fortaleza técnica que el Ejecutivo debería utilizar para mejorar su gestión. Lamentablemente, el macrismo elige no escuchar”, concluyó Segura.