Hay una denuncia diaria por fachadas peligrosas pero los consorcios no tienen dinero para arreglos

La zona del Casco Histórico, Belgrano, Núñez y Colegiales registran la mayor cantidad de quejas.

Tras el desprendimiento de mampostería de un balcón en Recoleta (Comuna 2) que hirió a tres personas, se hizo público que hay una denuncia diaria por fachadas peligrosas en la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, los consorcios tardan en hacer los arreglos necesarios. Argumentan que es por falta de fondos.

Según informaron en la Agencia Gubernamental de Control  (AGC), en los últimos dos años recibieron 1.008 reclamos, lo que da un promedio de 1,4 por día.

La Comuna 1 es la que más acumuló, con 107, lo que se explica porque incluye al Casco Histórico y la mayor cantidad de edificios más antiguos. Le siguió la Comuna 13 (Belgrano, Núñez y Colegiales).

En cuanto al caso de Recoleta, la AGC dijo a Clarín que el edificio tenía el certificado de fachadas en regla y vigente, pero no había registrado la obra que llevaban adelante.

La Ley porteña N° 257 establece que cada consorcio debe contratar a un ingeniero o un arquitecto para inspeccionar el estado de las fachadas. Luego, se debe presentar un certificado ante la AGC.

La Agencia en 2018 intimó a 29.916 consorcios. Hubo 11.064 que ya respondieron. Cuando la AGC notifica al consorcio que debe presentar el certificado, el edificio en cuestión tiene 60 días para hacerlo.

Muchos consorcios sostienen que se complica la reparación de fachadas porque en el último tiempo creció la morosidad en los propietarios. Según la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires (Ministerio de Hacienda y Finanzas) en noviembre de 2018 registraban un 36,43% de aumento interanual.