Human Rights Watch pide que detengan al príncipe saudita cuando esté en Buenos Aires por el G20

La entidad se lo solicitó al juez Ariel Lijo. Es porque está acusado de ordenar el asesinato de un periodista saudí en Turquía.

La organización humanitaria norteamericana Human Rights Watch pidió al juez federal Ariel Lijo la detención del príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, por el crimen del periodista saudí Jamal Khashoggi en Turquía. Solicitan que lo hagan cuando el príncipe esté en la Ciudad de Buenos Aires por la cumbre mundial de líderes G20, que se hará entre el 30 de noviembre y el 1 de diciembre.

El juez remitió la denuncia al fiscal Ramiro González para que dictamine si hace un requerimiento de instrucción y si es jurisdicción de la justicia argentina un asesinato cometido en el consultado saudita en Turquía. Fuentes judiciales dijeron a Clarín que “es muy difícil” que la Justicia argentina acepte su jurisdicción en un hecho ocurrido en otro país y que no es “considerado un crimen de lesa humanidad”.

Autoridades turcas inspeccionaron el lunes al sur de Estambul la mansión de un saudita sospechoso de haber participado en el asesinato de Jamal Khashoggi.

Uno de los sospechosos de haber cometido el asesinato mantuvo el 1 de octubre, la víspera de la muerte de Khashoggi, una conversación telefónica con el propietario de la casa, situada en la provincia de Yalova, explicó la fiscalía de Estambul en un comunicado.

“Estimamos que en esta conversación hablaron de cómo eliminar o esconder el cuerpo de Jamal Khashoggi tras ser desmembrado”, aseguró la fiscalía, que indicó que las inspecciones se realizaron este lunes.

Según la prensa estadounidense, la CIA no tiene ninguna duda sobre la implicación del príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman en el asesinato de Khashoggi.