Humor gráfico feminista: quieren declarar de interés cultural porteño a La Cope

La dibujante Lía Copello hace tiras con reflexiones sobre derechos humanos. Unidad Ciudadana promueve el homenaje en la Legislatura de la Ciudad.

Legisladores porteños de Unidad Ciudadana presentaron un proyecto de declaración para que sea de Interés cultural la tira de humor gráfico “La Cope”, de la ilustradora Lía Copello. Destacan “su compromiso en visibilizar situaciones de desigualdad de la vida cotidiana y contribuir al empoderamiento colectivo de las mujeres”.

Lía Copello es una ilustradora que desembarcó en las redes sociales en el año 2014 con “La Cope”, un personaje que interpela a las mujeres, especialmente a las jóvenes, a través del humor. “Esta tira de humor gráfico retrata escenas de desigualdad de la vida cotidiana y tiene un éxito tal que con el tiempo consiguió más de 600 mil seguidores en Facebook y 180 mil en Instagram”, fundamentan los legisladores Victoria Montenegro, Javier Andrade, Lorena Pokoik y Andrea Conde.

Su creadora en 2015 publicó un primer libro recopilando historietas feministas. Todos los jueves el diario Página/12 publica sus entregas en el Suplemento Universidad.

“A través de divertidas viñetas, La Cope se posicionó en un lugar de referencia dentro del movimiento feminista local, con llegada a distintas partes de la región. La tira funciona promoviendo el debate, que se extiende calurosamente en los comentarios de sus posteos. Hemos visto a La Cope hablar de temas como el aborto, la sororidad, la menstruación, las relaciones desiguales entre mujeres y varones. Así como también la hemos visto manifestarse sobre otros temas que están en la agenda cotidiana de los medios de comunicación”, destacan los autores del reconocimiento.

“Consideramos que Lía Copello contribuye con sus historietas a la construcción de un sentido común que contribuye al empoderamiento colectivo de las mujeres. El aporte de esta feminista al movimiento de mujeres resulta doblemente significativo por su alcance y contenido. Invita a jóvenes y adultas a pensar  su lugar en el mundo, sus vínculos afectivos, sus derechos, su cuerpo y las violencias que las atraviesan, especialmente las violencias menos perceptibles”, concluyeron los representantes porteños.