Iluminaron el Congreso y monumentos porteños por el Día Mundial de la Dislexia

Esta medida es propiciada por la Federación Española de Dislexia (Disfam), cuyas autoridades locales se reunieron con funcionariso de la Ciudad.

En el Día Mundial de la Dislexia, este jueves 8 de octubre por la noche, el Congreso de la Nación (Entre Ríos y Rivadavia) se iluminó de turquesa, junto a los monumentos porteños Puente de la Mujer, Planetario, Floralis Génerica, Facultad de Ingeniería, Monumento a los Españoles (Monumento a las Cuatro Regiones y la Carta Magna), Torre Monumental, Usina del Arte, y Palacio Lezama.

El Congreso fue iluminado por impulso de las autoridades del palacio legislativo, mientras que los monumentos fueron adecuados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Esta medida es propiciada por la Federación Española de Dislexia (Disfam), que bajo el lema “Unidos por la Dislexia” invita a los países a iluminar de turquesa a edificios emblemáticos y solicitar a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que fije el 8 de octubre como Día Mundial de la Dislexia, según se informó en un comunicado.

La ministra de Espacio Público e Higiene Urbana de la CABA, Clara Muzzio, junto con la ministra de Educación, Soledad Acuña, vitió el Planetario junto a María Arabetti, presidenta de DISFAM, y el Dr. Gustavo Abichacra, presidente del comité científico de DISFAM Argentina.

Gustavo Abichacra, presidente del comité científico de DISFAM Argentina: “Los niños tienen el derecho de superar sus dificultades de aprendizaje, sin la necesidad de tener que transitar por una lacerante experiencia emocional. La dislexia no es solamente una forma diferente de aprender, también es una forma diferente de pensar, y una forma diferente de sentir. Sino tenemos en cuenta estos tres aspectos como padres y educadores, nuestro fracaso estará asegurado”.

Fuentes del Gobierno porteño señalan: “La dislexia es un trastorno de origen neurobiológico y hereditario, que afecta el aprendizaje de la lectoescritura. Es de carácter persistente y específico, que se da en niños que no presentan ningún hándicap físico, psíquico ni sociocultural y cuyo origen deriva de una alteración del neurodesarrollo. En nuestro país, la Ley 27.306 garantiza el derecho a la educación de niños, adolescentes y adultos con Dislexia y otras DEA (dificultades específicas de aprendizaje)”.

“DISFAM Argentina, Dislexia y familia es una Asociación civil sin fines de lucro que tiene como objetivo fundamental la difusión y conocimiento de la problemática de la dislexia y otras DEA, y actuar como enlace entre los padres, la comunidad educativa en todos sus niveles y los profesionales de la salud en los distintos ámbitos de la comunidad”.

En la Argentina, además del Congreso y los monumentos porteños, se iluminaron con ese color los monumento al Bicentenario (Tucumán), a San Martín y Plaza de las Banderas (Neuquén), y las Legislaturas de Chaco y de Buenos Aires.