Impulsan un proyecto para que Boedo tenga su primera calle con nombre de mujer

La iniciativa pretende llamar a un pasaje del sur del barrio como “Patricia Roisinblit”, detenida-desaparecida durante la Dictadura. Actualmente, juntan adhesiones virtuales.

Por Mateo Lazcano

Un grupo de vecinos/as y organizaciones de Boedo llevan a cabo una iniciativa que busca que el barrio porteño tenga su primera calle con nombre de mujer. La intención es presentar un proyecto de ley en la Legislatura el próximo mes de marzo, para que un pasaje situado al sur boedense tome el nombre de “Patricia J. Roisinblit”, detenida-desaparecida durante la última Dictadura Militar.

La iniciativa nació luego de dos investigaciones llevadas a cabo por licenciadas integrantes de la Biblioteca Popular Arturo Jauretche de Boedo. En sendos análisis, elaboraron un detalle acerca de la nomenclatura urbana de la Ciudad (nombres de calles y espacios verdes), así como de las mujeres detenidas-desaparecidas de la Comuna 5 (integrada por Almagro, además de Boedo).

La investigación concluyó, a finales de 2019, que no existe ninguna calle con nombre de mujer en toda la comuna (escenario que se replica en la 2 y la 3), así como tampoco hay acera que rinda homenaje a alguna víctima del terrorismo de Estado en la primera jurisdicción porteña mencionada.

“De 45 calles, avenidas y vías secundarias y terciarias registradas en Boedo, 28 llevan el nombre de varones, y el resto hacen referencia principalmente a sitios geográficos o hechos históricos”, precisaron. La proporción mejora apenas levemente en Buenos Aires, ya que 6 de cada 10 calles son “masculinas”, mientras que tan solo el 3% lo hacen para recordar figuras femeninas. En tanto, solo una acera en toda la Ciudad (Azucena Villaflor, en Puerto Madero), homenajea a una víctima del terrorismo de Estado.

Noticias relacionadas

Ante este panorama, los/as vecinos involucrados decidieron crear una Comisión dedicada a elaborar un proyecto que logre que Boedo tenga su primera calle que cumpla esta doble condición faltante. Allí se eligió a la figura de Patricia Julia Roisinblit. Esta mujer era estudiante de Medicina, vecina del barrio, y fue secuestrada a los 25 años, el 6 de octubre de 1978, mientras transitaba su octavo mes de embarazo. Patricia dio a luz en cautiverio, en el centro de detención de la ESMA, y está desaparecida. Luego de un gran trabajo de Abuelas de Plaza de Mayo, el hijo de esta joven recuperó su identidad, quien resultó Guillermo Rodolfo Fernando Pérez Roisinblit. Este hombre, de hoy 42 años, es el nieto de Rosa Roisinblit, vicepresidenta de Abuelas.

Ambos fueron consultados y dieron su aval para el proyecto, que se prevé que sea presentado en marzo, cuando se abran las sesiones ordinarias de la Legislatura porteña.
“Pensamos que en la historia de Patricia podemos rendir homenaje a las mujeres que dieron su vida por un país mejor, a las Abuelas y Madres por su lucha inclaudicable y a los Nietos y Nietas, no solo a quienes se restituyeron sino a los que falta encontrar”, señaló desde la Biblioteca Arturo Jauretche, uno de los integrantes de la Comisión, Gabriela Llaser.

La intención es que Roisinblit sea el nombre que adquiera el pasaje Bathurst, localizado entre Sánchez de Loria y Virrey Liniers, a pocos metros del Parque de los Patricios y en el extremo sur de Boedo. La iniciativa reunió días atrás el apoyo de figuras políticas, como la diputada nacional Paula Penacca y la legisladora Lucía Cámpora, ambas del Frente de Todos. También el propio Guillermo Roisinblit lo compartió en sus redes sociales.

Mientras los impulsores aguardan por la fecha en que se podrá acercar la iniciativa en el cuerpo legislativo de la Ciudad, lanzaron recientemente un formulario virtual para expresar la adhesión al proyecto. “Que las mujeres tengamos nuestro merecido lugar en las calles de la Ciudad y para que el barrio de Boedo, además de tener historia, sea un barrio con memoria”, reza uno de los argumentos.

Si el proyecto fuera aprobado, Boedo se sumaría a la lista integrada por La Boca, Constitución, Floresta, Liniers, Recoleta, Retiro, Saavedra, San Nicolás, Villa Crespo, Villa Devoto, Villa General Mitre y Villa Urquiza, barrios con al menos una calle que homenajea a una mujer. Más arriba se sitúan Flores, Palermo y Caballito, que están en línea con el promedio porteño. Y los mejores índices los tienen, debajo del mencionado Puerto Madero, Villa Soldati, Coghlan, Vélez Sarsfield, Villa Santa Rita y Parque Chacabuco, todos por encima del 6%.