Imputaron a los presidentes de River y Vélez por exceso de público en sus canchas

Así lo confirmó el fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, Juan Bautista Mahiques, tras los allanamientos al Estadio Monumental.

Los presidentes del Club Atlético River Plate, Rodolfo D’Onofrio, y de Vélez Sarsfield, Sergio Rapisarda, fueron imputados por incumplir el aforo del 50% del público en los partidos de fútbol disputados este fin de semana, en el regreso de la presencialidad a los espectáculos deportivos masivos luego de una año y medio debido a la pandemia.

Así lo confirmó el fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires, Juan Bautista Mahiques, tras los allanamientos al Estadio Monumental (Comuna 13) dispuestos por la fiscal a cargo de eventos deportivos del Ministerio Público Fiscal de la CABA, Celsa Ramírez.

Ramírez había imputado a las comisiones directivas de ambos clubes por haber permitido que ingresaran más espectadores que el top del 50% establecido por el Gobierno nacional.

Mahiques explicó que, además del artículo 205 del Código Penal (que reprime la violación de normas dispuestas para controlar una pandemia), los directivos de ambos clubes pudieron haber infringido el artículo 239 de esa misma ley, que castiga a quien desobedeciere o se resistiera a una indicación de un funcionario público.

Durante el allanamiento concretado el lunes en el estadio Monumental de River Plate fueron secuestradas cámaras de seguridad, imágenes del sistema de monitoreo, registros de los molinetes y documentación sobre el personal estable y contratado para el operativo de acceso a las gradas. Todavía no hubo un operativo similar en el estadio de Vélez, pero no se descarta que se desarrolle en breve.

Asimismo, este martes el presidente de Vélez Sarsfield, Sergio Rapisarda, aseguró que el club “no se pasó del aforo” autorizado en el partido contra Independiente, jugado el último sábado en el estadio José Amalfitani de Liniers.

En tanto, en el Monumental debían ingresar 36.027 personas (la mitad de la capacidad máxima), junto a vitalicios, prensa y protocolo. El club reconoció que ingresaron 787 personas de lo permitido. No obstante, no está confirmado que esa sea la cifra exacta, por eso continúan las investigaciones.