Incautan el auto de U$S400.000 y dan un año de prisión en suspenso al conductor que hizo trompos en Palermo

Se le impuso una pena de inhabilitación por dos años. Se lo acusa de conducción riesgosa.

El hombre de 45 años que condujo un auto de alta gama, Audi R8, e hizo trompos sobre la avenida del Libertador en Palermo (Comuna14), poniendo en riesgo la vida de varias personas, fue condenado a un año de prisión en suspenso, dos años de inhabilitación para manejar y la incautación de su vehículo, valuado en U$S400.000. Además, deberá cumplir con horas de trabajo comunitario, realizando controles de alcoholemia y participando en charlas sobre educación vial. Se lo acusa de conducción riesgosa (artículo 147-E del Código Penal).

La fiscal contravencional y de faltas de la Ciudad de Buenos Aires Andrea Scanga fue quien investigó el caso. “Fue un caso ejemplar porque en un mes y días lo identificamos y lo condenamos. El tema es que lo pudimos identificar por una testigo de identidad reservada”, dijo en TN.

Hubo confusión porque este hombre hizo trompos en el mismo barrio durante dos días consecutivos. Las imágenes viralizadas en redes sociales ayudaban a la confusión. La testigo divisó al hombre en un restaurante de Libertador y Jorge Newbery.

Tras los dichos de la testigo se obtuvieron los datos del acusado en un valet parking. “El humo de los trompos impedían ver la patente en las filmaciones”, dijo la fiscal.

También los investigadores recurrieron al registro de propiedad de automotor. Dijo que en el país hay solo 39 autos de este tipo y ocho de ellos están en el AMBA.

La fiscal dijo que el acusado se enteró que lo investigaban y que hizo varias maniobras para que no dieran con su paradero. La justicia intervino su celular, el cual descartó al poco tiempo. Luego envió a un abogado para hablar con autoridades policiales.

Sin embargo, la justicia lo condenó por su actitud temeraria. La fiscal se mostró conforme con el resultado, pero dijo que se necesitan penas más firmes para desalentar estas actitudes al volante.

La Asociación Madres del Dolor también colaboró con la investigación, ya que divulgaron la publicación original en redes sociales. “Espero que la juez de la causa done el dinero en un lugar, o que se utilice el auto donde hace falta, no para hacer trompos en una avenida”, había dicho Viviam Perrone, quien perdió a su hijo, Kevin Sedano el joven que murió atropellado en el 2002.