Judiciales del fuero civil pararon contra el traspaso de Nación a Ciudad y van por 36 horas de huelga

También el 21 y 25 de septiembre harán nuevas medidas de fuerza. Temen que este cambio perjudique su “salario y condiciones laborales”.

Este miércoles los trabajadores judiciales del Fuero Civil, afiliados a la Unión de Empleados de Justicia de la Nación, hicieron un paro de 24 para rechazar el traspaso de la órbita nacional a la Ciudad de Buenos Aires. En octubre harán una huelga de 36 horas.

La Unión de Empleados de Justicia de la Nación (Lista Marrón) dijo en un comunicado: “Salimos a defender nuestras conquistas, en contra del traspaso, del impuesto al trabajo y del ajuste en la justicia. Seguimos con el plan de lucha, por eso el viernes 21 de septiembre paramos 24 horas, el martes 25 paramos también por 24 horas en el paro dispuesto por la CGT y en octubre vamos por el paro de 36 horas. La justicia no se justa y nuestros derechos no se negocian”.

La Lista Violeta (Frente Multicolor) emitió un comunicado dando cuenta de la situación sobre el traspaso: “Mediante la utilización de los ya suscriptos convenios de transferencia entre Ciudad y Nación se aprobó en la Comisión de Justicia de Diputados el dictamen que avala el Convenio de Trasferencia de la aun inexistente justicia nacional del consumo y de la IGJ el cual conlleva la oblicua derogación del artículo 8 de la denominada Ley Cafiero que fija los límites de la autonomía porteña”.

“Asimismo, para reforzar la presión un aliado del Gobierno, el diputado (Martín) Lousteau presentó un proyecto el 17 de agosto pasado que deroga dicha ley, habilita el traspaso de toda la justicia nacional y apropia para la Ciudad el dinero de los depósitos judiciales. Si bien el camino es largo dado que debería ser aprobada por Diputados, luego tratada en Senado en el marco de una profunda crisis política y económica volveremos a resistir un traspaso inconstitucional y que tiene como único objetivo recortar aun más el salario y nuestras condiciones laborales”, agregaron.

En enero de 2017 el presidente de la Nación, Mauricio Macri, junto al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Germán Garavano, y el ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad, Martín Ocampo, firmaron el convenio de traspaso de la Justicia Nacional a la Ciudad de Buenos Aires.

En esta primera etapa se iban a traspasar ocho Juzgados Nacionales en lo Criminal y Correccional que actualmente están vacantes y dos Juzgados de Menores, 18 vocalías de los Tribunales Orales en lo Criminal y Correccional, dos Juzgados Nacionales de Menores, tres vocalías ante los Tribunales Orales de Menores, y los órganos del Ministerio Público Fiscal y de la Defensa que actúan ante los mismos.

Se iba a firmar la transferencia de 54 cargos vacantes entre juzgados, vocalías, fiscalías y defensorías. Además se incorporará el Fuero de Defensa del Consumidor y el Registro de la Propiedad Inmueble, organismo que tutela los derechos patrimoniales de los vecinos.

En ese momento Horacio Rodríguez Larreta, afirmó: “Servirá para darle más seguridad a la gente y claramente va de la mano del traspaso que ya se realizó de la Policía”. Destacó que la Justicia penal es la que trabaja codo a codo con la Policía: “Tiene lógica que una vez concretado el paso histórico de la Policía se haga el de la Justicia. Es fundamental para la seguridad el trabajo mancomunado entre la Policía y la Justicia”.

En el verano de 2017 Ciudad ya controlaba el Fuero Contencioso Administrativo (que atiende los casos en los que está involucrado el Estado) y el Contravencional y de Faltas. A este último se le habían sumado algunas competencias penales en convenios firmados en 2004 y 2010.