Kicillof: “La situación en el AMBA es tremendamente frágil, es un error abrir más”

El gobernador bonaerense hizo esta afirmación el mismo día en que el Gobierno porteño habilita la instalación de mesas de bares y restaurantes al aire libre. También se reactivan obras en construcciones privadas de más de 5.000 metros cuadrados.

Este lunes, el gobernador bonaerense Axel Kicillof aseguró que la situación en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) respecto a la pandemia de Covid-19 “es de una estabilidad tremendamente frágil” y dijo que “es un error abrir más”. Sus dichos fueron en la misma jornada en que el Gobierno porteño permitió la instalación de mesas y sillas al aire libre de bares y restaurantes. También se reactivan obras en construcciones privadas de más de 5.000 metros cuadrados.

“La situación del AMBA es de una estabilidad tremendamente frágil. Se consolidó una tendencia creciente. No es una crítica ni una discusión, es un dato”, dijo Kicillof en conferencia de prensa al anunciar más restricciones en 11 municipios bonaerenses.

“Es un error abrir prematuramente, es un error abrir más. No podemos arriesgar lo que logramos en cinco meses. No lo puedo permitir. ¿Con qué cara les voy a explicar a los médicos que mientras no dan abasto en las terapias nosotros seguimos autorizando actividades?”, indicó el gobernador bonaerense.

Este lunes, el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, dijo que pasó “el peor momento” de cantidad de casos de coronavirus en la Ciudad de Buenos Aires, “que fue a comienzos de agosto”, pero aclaró que todavía habrá que transitar “un camino de descenso” que será “lento” ya que se mantiene “una meseta alta de casos” con unos 1.100 contagios diarios.

Destacó la necesidad de “seguir cuidándonos, no sólo por nosotros mismos sino por las personas que queremos y por el conjunto de la sociedad”.

“Los datos, tal como los describimos, no connotan que uno deba relajarse; al contrario, como siempre decimos, la curva está estable, con un aumento en la primera semana de agosto. Esa es nuestra curva, ahora ¿eso quiere decir que tenemos que relajarnos, que hemos terminado con el problema, eso quiere decir que este virus no genera daños?. Nunca dijimos eso y no lo vamos a decir porque no es cierto”, dijo el funcionario.

Agregó: “Tenemos que seguir cuidándonos, no sólo por nosotros sino por las personas que queremos, que nos rodean y por el conjunto de la sociedad en la que decidimos vivir”.

“Dado que la Argentina ha tomado una medida sanitaria tan precoz y que fue tan oportuna y tan necesaria para evitar una catástrofe sanitaria, ese fue el enorme éxito que tuvimos a lo largo de abril mayo y junio nos trajo el enorme desafío de cómo gestionar una pandemia con un número alto de casos y una ciudadanía que ya le cuesta globalmente acompañar las medidas que le proponemos”, planteó.

Noticias relacionadas

El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta dijo: “A partir de hoy, los locales gastronómicos pueden empezar a ofrecer servicio de mesa al aire libre. Los que ya cuenten con la habilitación, tienen que validarla; y, los que no, tienen que comenzar con la tramitación”. “Recuerden cumplir estas medidas para cuidarse y cuidar a los demás: Usar tapaboca, tanto el personal como los clientes cuando no estén consumiendo. Mantener distancia reglamentaria entre las mesas. Desinfectar mesas y sillas entre cliente y cliente”.

El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, especificó este lunes: “Hoy comienza la autorización para que bares y restaurantes puedan poner mesas y sillas en la calle, con la autorización correspondiente. También los que tienen lugares al aire libre internos”.

Los negocios deben contar con un “trámite, que tiene que ver con la autorización del uso del espacio público”. “Algunos ya contaban (con el permiso) porque ya tenían mesas en la vereda, en ese caso es más fácil. En el caso de aquellos que no tenían, tienen que hacer un trámite, presentar el plan, fotos del lugar”, indicó el funcionario ante Radio Rivadavia.

El protocolo incluye: No podrá haber servicio alguno en los salones internos. Se debe inhabilitar el acceso a áreas de juegos. Distancia entre personas de al menos 1,5 metro. Llevar al mínimo posible la convivencia simultánea en un mismo espacio físico. Uso de tapabocas permanente tanto para el personal como para las personas ajenas al establecimiento. En caso de que los establecimientos no cuenten con un acceso directo desde el exterior al patio o terraza, se deberá demarcar un pasillo (libre de objetos) que contemple ambos sentidos de circulación. Se debe evitar la permanencia de personas en la vía de circulación.

Cada mesa debe tener un radio propio libre de 1,7 metro cuadrado respecto de otras. La circunferencia que delimite cada mesa debe separarse por 1,5 metro respecto de otra, medido desde sus límites. Las mesas deberán ser como máximo para cuatro personas. Se debe colocar un punto de higienización con alcohol en gel o satinizante en cada uno de los espacios. Las mesas deberán desinfectarse luego de que se retire cada comensal y previo a que se siente uno nuevo. Para las mesas en las veredas, se debe contratar un seguro de responsabilidad civil para estos usos o ampliar el que tengan en el local.

Se recomienda el uso de medios de pago electrónicos. En caso de que el pago se realice a través de tarjetas de crédito o débito, se deberán desinfectar tanto las tarjetas como el posnet utilizado con solución de agua y alcohol. Se recomienda usar mamparas o pantallas en las cajas que aseguren la protección de vendedor/cliente.

Los trabajadores deberán contar con reposición de Elementos de Protección Personal (EPP) y kit de desinfección húmeda (consistente en la limpieza con agua y detergente y luego desinfección con una solución de lavandina de uso comercial con agua – 10 ml de lavandina en 1 litro de agua). Los trabajadores no pueden usar el transporte público. Medidas de limpieza, desinfección general y prevención en instalaciones, cocinas, salones y sanitarios, y tratamiento de residuos y recepción de mercaderías, según protocolo.

En cuanto a las obras en construcción: Autorizadas las mayores a 5.000 metros cuadrados y/o menores a 90 días de finalización a partir de la publicación del protocolo.

Solo se podrá realizar actividades en el horario de 10 a 19 de lunes a viernes, y los sábados de 10 a 14. Garantizar distancia entre personas de al menos 1,5 metro. Llevar al mínimo posible la convivencia simultánea de personas en un mismo espacio físico. Uso de tapabocas en todo momento tanto para los empleados como para las personas ingresantes.

La jefatura de obra debe conformar cuadrillas operativas previendo las suficientes separaciones entre los puestos de trabajos activos, con un factor de ocupación máximo de 1 persona cada 4 a 6 metros cuadrados, manteniendo 1,5 metro de separación. Se debe priorizar el trabajo autónomo y aislado. Y adecuar las diferentes tareas en turnos rotativos de trabajo.

Los trabajadores deberán contar con reposición de Elementos de Protección Personal (EPP) y kit de desinfección húmeda (consistente en la limpieza con agua y detergente y luego desinfección con una solución de lavandina de uso comercial con agua – 10 ml de lavandina en 1 litro de agua). Los trabajadores no pueden usar el transporte público. Medidas de limpieza y desinfección general de instalaciones y vehículos, y tratamiento de residuos, según protocolo.