La AGC inspeccionará el boliche Rose in Río en Costanera Norte todos los fines de semana

La Justicia porteña ordenó la medida tras la difusión de imágenes de acumulación de personas sin distanciamiento social ni barbijo en una fiesta clandestina.

La Agencia Gubernamental de Control (AGC) dispuso realizar una inspección fija en el boliche Rose in Río situado en Costanera Norte durante los fines de semana por al menos un mes, luego de que fuera denunciado hace una semana atrás por esa agencia ante la Justicia local al constatarse una fiesta clandestina sin respetar las medidas de cuidado por la pandemia de coronavirus.

Inspectores de la AGC realizarán una inspección fija los fines de semana en el boliche Rose in Río luego de que la Justicia local realizara una revisión general de lugar y aprobara el funcionamiento del lugar en cuanto a su seguridad y habilitación, informaron hoy a Télam fuentes oficiales.

Un informe emitido por Canal 13 y TN dio cuenta el fin de semana pasado de una fiesta ilegal en el boliche, que se encuentra ubicado en Costanera Norte y pertenece a la empresa “Emprendimientos Costanera S.A.”.

Tras la difusión de imágenes de acumulación de personas sin distanciamiento social ni barbijo en una fiesta y la no utilización del espacio gastronómico para el cual posee habilitación, la AGC procedió a realizar la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público Fiscal local.

A su vez, fuentes de la Agencia especificaron a esta agencia que no se puede disponer de su clausura hasta tanto no se expida la Justicia y no quisieron realizar comentarios respecto de los operativos preventivos que hubieran podido evitar la realización de esta fiesta, cuya convocatoria se difundió por redes sociales.

Desde que comenzó la pandemia en 2020 se clausuraron 242 bares, boliches y restaurantes en CABA por no cumplir los protocolos sanitarios y en lo que va del año 172.

El boliche Rose in Rio, ya había sido clausurado por la justicia porteña en noviembre de 2019, denunciado por discriminar a una chica trans.

La decisión la tomó el juez Penal, Contravencional y de Faltas N°1 de la Ciudad, Rodolfo Ariza Clerici, quien consideró que “había pruebas suficientes” para cerrar temporalmente la discoteca.