La ciudad deslindó responsabilidades tras la denuncia por violación en un boliche porteño

El Gobierno porteño dice que no puede controlar si los jóvenes sexuales en los boliches.

inspectores-agc

Buenos Aires, 22 de julio de 2014 – “Nuestro alcance como organismo de Control de Faltas es velar por el cumplimiento del Derecho de Uso para el cual fue habilitado, que cumpla con las condiciones de higiene y seguridad como ser las cuestiones estructurales del local, control de matafuegos, salidas de emergencia operables, capacidad de gente y el control de ingreso de menores”, dijo Juan José Gómez Centurión, titular de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), y aclaró que “La Agencia de Control no tiene competencia en otro tipo de delitos.”

En declaraciones difundidas por La Nación, y tras la denuncia de Camila, una joven de 19 años que dice haber sido violada en un boliche bailable en la ciudad de Buenos Aires, consultó al gobierno porteño para saber cómo actúan los inspectores si detectan a personas teniendo sexo en el interior de un local, la AGC, área que se ocupa de la inspección de este tipo de lugares, aclaró que no está entre sus potestades prohibir el sexo en boliches.

Centurión informó que, en el caso de los locales bailables “Clase C”, se limitan a verificar cuestiones administrativas, y en referencia a la denuncia de Camila por violación, asegura que “La situación de lo que pasa dentro del local es responsabilidad de quien pidió la habilitación (…) Nosotros no podemos intervenir en la seguridad dentro del local. Ellos son los que tienen que cuidar que no se produzcan golpes, violaciones, robos, etc”.

La responsabilidad primaria de un establecimiento habilitado como local de baile “Clase C” es del titular de la explotación comercial, y tiene obligaciones directas e indelegables por la seguridad de las personas dentro de su establecimiento. Además, debe contratar al personal de Seguridad Privada, quienes ejercen no sólo el control en el ingreso de las personas al local, sino la seguridad de las mismas durante la permanencia dentro de sus instalaciones. “La ley establece que debe existir un personal de seguridad cada 120 personas”, precisó Gómez Centurión. “Y debe ser personal calificado”.

Respecto del sexo consentido dentro del boliche, una situación que los habitués del lugar señalan como una situación normal allí, informó que su área tampoco puede intervenir. “Un inspector no puede intervenir en las relaciones entre personas; a esto debería hacerlo el personal de Seguridad del boliche”, dijo el funcionario.

Gómez Centurión aclaró que en el caso de que un local bailable instale específicamente lugares para mantener relaciones sexuales sí está en infracción porque no respeta el permiso para el que fue habilitado. En el caso del boliche “Le Click”, nombre con el que se registró en el gobierno porteño, está habilitado como Casa de Lunch, Café/Bar y Despacho de Bebidas, y se encuentra inscripto en el Registro Público de Lugares Bailables.

La Agencia Gubernamental de Control informó que el boliche denunciado fue inspeccionado durante este año en 11 oportunidades y en el 2013 se realizaron 23 inspecciones. El local fue clausurado por última vez en diciembre de 2012 por encontrarse vencida su inscripción en el Registro de Locales Bailables mientras que continuaba ejerciendo esa actividad. El titular de la explotación comercial es la firma Kabeboco S.A.

Se informó que el delito denunciado corresponde a la Justicia de Instrucción y a la Policía Federal, quienes ya han tomado intervención disponiendo el allanamiento del local.