La CNRT dispuso que haya 10 micros por día en la Terminal Dellepiane

Fue inaugurada hace un año y medio para descomprimir Retiro, pero su actividad es casi nula.

La Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) dispuso que en la Terminal Dellepiane, ubicada en Villa Soldati (entre las autopistas Dellepiane y Perito Moreno, Comuna 8) esté el 1% del total de movimiento de micros de larga distancia que pasan por la Ciudad. Esto implica que de cada 1.000 micros que hay en temporada alta en Retiro (Comuna 1), solo 10 irán al sur porteño.

Esta terminal tiene 32 dársenas para ómnibus, 57 boleterías, 17 módulos de encomiendas y 400 cocheras. Se inauguró hace un año y medio y cuenta con nula actividad. Demandó más de U$S30.000.000.

Ciudad promovió esta iniciativa a través del entonces Ministerio de Desarrollo Económico, a cargo de Francisco Cabrera. La Legislatura porteña lo aprobó en 2014. La administración local le concesionó a Néstor Otero, titular de la terminal de Retiro, el terreno de 40.000 metros cuadrados de Villa Soldati mediante un sistema de leasing a pagar en cuotas a lo largo de 18 años.

La determinación de la CNRT amenaza con poner fin a este proyecto para descomprimir la terminal de Retiro.

En junio de 2016, el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Transporte de la Nación, firmó un Decreto donde se dispuso que Dellepiane absorbería hasta el 35% del total de servicios que llegaban o partían de Retiro. Ahora la CNRT cambia la proporción, vaciando el espacio de Villa Soldati.

“Con 10 micros diarios nos condenan al cierre. Según la disposición, desde junio vendría el 1% de los micros y la cifra recién se elevaría al 2% en diciembre”, dijo Martín Améndola, presidente de Terminales Terrestres Argentina SA.

“No podemos entender que nos destinen un porcentaje tan bajo cuando la idea inicial era que Dellepiane descomprimiera Retiro. Y actualmente con la obra del Paseo del Bajo la zona tiene un colapso adicional. Hay micros que demoran una hora extra en ingresar a las dársenas por los problemas de tráfico en la hora pico”, sumó en diálogo con Clarín.

“El uso de Dellepiane no es facultativo de los dueños de los micros sino que es una obligación legal que deben respetar y confiábamos en que el Gobierno la haría cumplir. Los empresarios no pueden hacer lo que se les ocurra, porque hay mucha gente que va a seguir sufriendo demoras y trastornos cuando podrían tener una mejor experiencia de viaje en las nuevas instalaciones. Pese a la disposición de la CNRT seguiremos negociando con las empresas para poder poner en funcionamiento la terminal”, concluyó Améndola.

Fuentes del sector transportista analizan sobre la terminal de Villa Soldati: “A Dellepiane no llegan el tren ni el subte, no hay demanda, no hay pasajeros, es difícil de acceder y además nos costaría mucho dinero, por el pago de los peajes de la autopista 25 de Mayo. También se duplicarían los costos por alquiler de boleterías y el uso de las dársenas porque ya estamos en Retiro. No es viable para nosotros y además nunca fuimos consultados”.

En la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en los últimos años varias bancadas de oposición han presentado pedidos de informes por esta terminal.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: