La cuota de los colegios privados porteños sube 6% y no descartan otro aumento en agosto

En el último tiempo el sector registró un “pequeño aumento de la morosidad” de los estudiantes.

Los colegios privados de la Ciudad de Buenos Aires aumentan sus cuotas un 6% con cobros retroactivos en cuotas tras un acuerdo entre el Gobierno porteño y asociaciones del sector, avalado el 1 de junio. No descartan que haya más aumentos en agosto.

Norberto Baloira, secretario ejecutivo de COORDIEP (Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina) expresó: “En Capital se acaba de establecer un 6% de aumento, es lo único que está autorizado”.

La paritaria docente porteña cerró en un 15% en tres tramos: 8% en marzo, 4% en agosto (Ciudad lo adelantó) y 3% en octubre. Hay una cláusula de revisión para septiembre, pero no descartan reuniones antes de esa fecha.

Baloira dijo a Ámbito que “se habló de que en agosto habría una nueva reunión, por si hubiera una modificación”. “Primero hay que saber si hay aumento docente, el aumento será en función de eso. Si se da, sería el último aumento del año”.

“No estamos encontrándonos con bajas en la matrícula, por el contrario, en los últimos años ésta ha ido creciendo en Capital”. Sin embargo, detalló que “en algunos casos hay un pequeño aumento de la morosidad”, estimó.

“El problema más grande que tienen los colegios ya no es el salario docente, son la luz, el agua, todas las tarifas. Todo eso no se puede trasladar a los aranceles de ninguna manera”, dijo Baloira.

El 21 de junio el sindicato de docentes privados SADOP expresó en un comunicado, en la víspera del paro de la CGT: “El Sindicato no va a permitir que el ajuste lo hagan otra vez los que menos tienen, los trabajadores ocupados y desocupados, los jubilados y los sectores más vulnerables”.

“Asimismo, SADOP le exige a los dueños de los colegios privados que no miren hacia un costado en esta grave situación económica y que de una vez por todas estén a la altura de las circunstancias y se sienten a negociar un convenio colectivo de trabajo para todos los docentes privados”, sumaron.

“En las escuelas privadas se produce una enorme paradoja. Mientras que algunos docentes sufren irregularidades importantes, como el  pago de sueldo en cuotas, maestros monotributistas o presiones para no afilarse, otros están alcanzados al impuesto a las ganancias. Sin embargo, los dueños de los colegios están eximidos de ese tributo”, concluyeron.