La elefanta Mara pasó por la Aduana en Foz de Iguazú y avanza por rutas brasileñas

Su destino final es la Chapada dos Guimarães, la ciudad donde se encuentra el Santuario de Elefantes en el Mato Grosso.

La Secretaria de Ambiente de la Ciudad, a través del Ecoparque, informó que la elefanta Mara y el equipo que la acompaña realizó con éxito los trámites migratorios en la Aduana de Foz de Iguazú y, luego de aprovisionarse y realizar el contacto con el equipo técnico del Santuario de Elefantes, comenzó el último tramo de su viaje que la llevará a su destino final, la Chapada dos Guimarães, la ciudad donde se encuentra el Santuario de Elefantes en el Mato Grosso.

“Estamos muy ansiosos y expectantes con el camino de Mara, lo estamos siguiendo minuto a minuto. Ella come en forma habitual, está tranquila, duerme por la noche, y sus registros están perfectos. El viaje va mejor de lo que habíamos estipulado, y si todo sigue así, mañana ya estaría Mara en su nuevo hogar” adelantó Eduardo Macchiavelli, secretario de Ambiente de la Ciudad.

Mara comenzó su travesía el sábado a la tarde cuando ingresó voluntariamente a la caja de traslado, y luego de una emotiva despedida del personal técnico y profesional del
Ecoparque, salió por Avenida Sarmiento en un viaje que le llevará entre 3 y 4 días.

Mara viaja despierta y no puede abandonar la caja en ningún momento, es monitoreada en forma permanente por parte del equipo técnico que le ofrece compañía, le habla, le hace
mimos y le brinda agua y alimentos. En Concordia, Entre Ríos, y en Santa Ana, Misiones, pasó la noche, y cada dos o tres horas, el camión se detiene para chequear su estado. En
su trayecto se alimentó con su dieta habitual: pera, sandía, zanahorias, alfalfa, afrecho y nutrición suplementaria.

Al finalizar los trámites aduaneros, el equipo de veterinarios y cuidadores se despidieron de Mara y entregaron toda la documentación y monitoreos al esquipo del Santuario de
Elefantes quienes la acompañarán en adelante en su recorrido por las rutas de Brasil, y en su destino final.

Durante todo el viaje se encuentra activo el protocolo de prevención de contagio en donde se minimiza el riesgo frente a la pandemia que estamos viviendo para todas las etapas del traslado.

Mara era la única elefanta asiática del Ecoparque porteño. Compartía su recinto con dos elefantas africanas, Kuky y Pupy -dos elefantas hermanas nacidas en el Parque Kruger de
Sudáfrica-. Tiene entre 50 y 54 años (la esperanza de vida en cautiverio para esta especie es de 75 años). Llegó al antiguo zoológico porteño el 16 de octubre de 1995 producto de un decomiso judicial por la quiebra del Circo de Rodas, y el 9 de mayo de este año, fue trasladada para tener una mejor calidad de vida.

¿Cómo es el traslado?

Recorrido: el camión tomó el Acceso Norte Campana hasta la RN 14 y luego de RN12 hasta Foz do Iguaçu de Iguazú donde realizó migraciones en la mañana del lunes 11 de mayo
para continuar su camino hasta el santuario por las rutas brasileñas. Se estima llegar a la frontera el día lunes y al santuario el martes aunque todos los tiempos están determinados por el estado de Mara.

Equipo técnico: Si bien originalmente se había planificado la formación de un sólo equipo de traslado, debido a la actual situación sanitaria se decidió dividirlos en dos: el primero conformado por personal del Ecoparque realizó el trayecto desde Buenos Aires hasta la frontera con Brasil y el segundo equipo conformado por personal técnico del Santuario que la llevará desde la frontera hasta el Santuario.

Alimentación: Durante todo el trayecto a la elefanta se le ofrecerá agua y alimentos. Desde el Ecoparque se llevará el alimento necesario para el traslado por nuestro país hasta la frontera y el personal encargado del santuario llevará el necesario para el resto del traslado. Esto se realiza de esta forma para no cruzar alimentos a través de la frontera.

Los alimentos que se llevarán serán: alfalfa seca, variedad de frutas y verduras y alimento balanceado que se proveerá en durante varias oportunidades en distintos momentos del
día.