La Legislatura aprobó la ampliación presupuestaria y toma de deuda para viaductos, subtes y villas

El presupuesto es para pagar subsidios a la educación privada, acuerdos paritarios y otros rubros. La deuda será para urbanizar los barrios Rodrigo Bueno, Playón de Chacarita y Villa 20 y otras acciones más.

Este jueves la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires aprobó una ampliación prespuestaria de $23.500.252.050 (el aprobado en diciembre del año pasado era de $222.383.000.000) y la toma de deuda por hasta U$S305.000.000 para mejorar la Línea D de subtes, urbanizar villas y terminar los viaductos ferroviarios ante la merma de recursos por parte del Estado nacional.

En el recinto de sesiones la oposición expresó sus críticas a los proyectos. Gabriel Solano (Frente de Izquierda y de los Trabajadores) dijo que ambos textos eran “un dibujo” y que carecían de rigor técnico. De modo similar, el jefe de la bancada Unidad Ciudadana, Carlos Tomada, dijo: “Presentaron una ampliación de presupuesto con una fundamentación de tres carillas que no dice nada. Sólo dicen que los supuestos del presupuesto 2018 eran irreales (algo que ya habíamos advertido en su momento)”.

La Legislatura porteña avaló una ampliación del presupuesto 2018 estimada en $23.500.252.050 para pagar subsidios a la educación privada, acuerdos paritarios y otros rubros. Los fundamentos del proyecto de ley (Expediente 2235-J2018) señalan: “Se propone una ampliación de pesos seis mil ciento cincuenta y tres millones setecientos mil ($ 6.153.700.000.-) en los créditos asociados al gasto en personal de la Ciudad. Estas mayores erogaciones tienen su origen en los acuerdos salariales llevados a cabo durante el primer semestre del año con las distintas organizaciones gremiales”.

“Por otra parte, en concepto de bienes de consumo, se estima necesario incorporar al presupuesto vigente pesos seiscientos ochenta y tres millones doscientos mil ($ 683.200.000.-) destinados principalmente a la adquisición de medicamentos y otros insumos para el sistema de salud y de productos lácteos destinados al Ministerio de Educación e Innovación”, añade.

“En cuanto a los servicios no personales, se propone incorporar pesos cinco mil setecientos cincuenta y tres millones doscientos mil ($ 5.753.200.000) en concepto de mayores gastos originados en la prestación de los servicios de comida destinados a hospitales, escuelas y programas sociales; conjuntamente, se incluyen las erogaciones correspondientes a la limpieza de hospitales, la recolección de residuos, las locaciones de servicio de varios ministerios, los servicios básicos de las dependencias públicas, la redeterminación de precios de los servicios de seguridad privada y de digitalización de infracciones del Ministerio de Justicia y Seguridad, los servicios de transporte y limpieza del Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano y de transporte y alquileres del Ministerio de Educación e Innovación, entre otros”, puntualiza.

Por el lado de los bienes de uso, se “incluyen pesos tres mil seiscientos cuarenta y ocho millones seiscientos mil ($ 3.648.600.000.-) destinados a atender los requerimientos de inversión en obras y equipamiento de diversos ministerios”.

Hay $2.487.352.050 que se usarán para subsidios: “Se originan, principalmente, en el subsidio de la educación de gestión privada, para atender el acuerdo paritario del ejercicio; del mismo modo, se incluye la mayor previsión en concepto de subsidio a la tarifa del servicio de transporte subterráneo, los subsidios sociales, el subsidio de la energía eléctrica en asentamientos y barrios carenciados y las becas del Ministerio de Cultura”.

“Por último, se estiman pesos cuatro mil setecientos setenta y cuatro millones doscientos mil ($ 4.774.200.000.-) adicionales para la atención de los servicios de la deuda pública. Esta proyección de mayor gasto obedece a la fluctuación, entre el valor previsto en la estimación presupuestaria y el valor real, en las variables más significativas que hacen a tales erogaciones. En efecto, se observa una importante variación entre el tipo de cambio promedio previsto para el dólar en el presupuesto ($ 19,30) y el tipo de cambio real, alrededor de $ 28, con el que hubo que afrontar algunos pagos de servicio de deuda. Del mismo modo, la tasa Badlar prevista originalmente en un valor promedio anual de 21% varió significativamente los últimos meses, llegando a un máximo de 36,125%”, concluye el detalle de la ampliación presupuestaria.

En tanto, se aprobó otro proyecto elaborado por el Poder Ejecutivo para tomar deuda por U$S305.000.000 para distintos proyectos. Entre ellos, reformar la Línea D de subtes (Catedral – Congreso de Tucumán, la urbanización de los barrios Rodrigo Bueno (Comuna 1), Playón de Chacarita (Comuna 15) y Villa 20 (Comuna 8). También para terminar los viaductos del tren San Martín y del Tren Mitre.

Pese a las críticas de la oposición, se avaló la autorización “a contraer uno o más empréstitos, en el mercado local y/o internacional, con Organismos Multilaterales de Crédito, Bancos de Desarrollo, Instituciones Financieras de Fomento y/o emitir deuda pública en el mercado local o internacional”.

De este monto, U$S105.000.000 se usarán para “el financiamiento del Proyecto de Modernización de la línea D (Etapa I) de la red subterráneos”: “Se enmarca en el Plan Integral de Modernización (PIMo) de la red de subterráneos elaborado por Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE), destacándose como uno de los proyectos más importante dentro del plan de mejora de frecuencia y de modernización del Subte A través del mismo se procura reducir el tiempo y costo de los viajes de superficie, disminuir el costo social por accidentes y daños a la salud, preservar el medio ambiente, entre otros beneficios. La búsqueda de financiamiento responde a la necesidad de cubrir el costo del desarrollo del Sistema de señalamiento Communications-Based Train Control (CBTC), la readecuación del sistema de alimentación eléctrica y el Plan de Accesibilidad, Circulación y Emergencia (PACE) Sarmiento, siendo el resto de los componentes financiados por Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado”.

En relación al financiamiento de los Procesos de Integración Socio — Urbana, que fueron aprobados por leyes de doble lectura en la Legislatura local, se hace saber que “comprende integración urbana, integración habitacional e integración socio-económica”: “Alcanza la conecfividad en términos de red de transporte público, espacio público, servicios culturales y turísticos; la construcción de viviendas nuevas, el mejoramiento de las actuales; la conexión a la red de servicios básicos; el desarrollo de habilidades de cada vecino en términos de educación y empleabilidad, entre otras acciones. Estos proyectos se desarrollarán esencialmente en los barrios Rodrigo Bueno, Playón de Chacarita y Villa 20, con intención de proveer soluciones habitacionales, desarrollo de infraestructura y generación de espacios públicos”.

Los viaductos son hechos por el Estado Nacional y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por la Ley N°2.818. Sin embargo, el texto aclara que “la asistencia proviene del Estado Nacional no está desarrollándose plenamente”. Por eso, Ciudad necesita otro tipo de financiamiento.