La palabra no dicha

Por Lic. Adriana S. Deza


Warning: Illegal string offset 'rate' in /home/content/a2pewpnas01_data02/75/3937275/html/wp-content/themes/publisher/includes/functions.php on line 4790



 

 

“Más que tomar la palabra, habría preferido verme envuelto por ella y transportado más allá de todo posible inicio” Foucault.

Hay palabras que no se pueden decir y causan un profundo malestar. A las palabras que el niño diagnosticado autista guarda en su interior, sólo el silencio puede acogerlas. Un silencio que mata a los monstruos de su mente, pero en alerta. Una alerta de vigilia despierta, que provoca ira porque no quiere, ¿qué no quiere? Lo que sea, porque no puede nombrar el objeto de su deseo y tampoco negarlo, por lo menos al principio.

Un inicio de un camino diferente, especial, único como el de casi todos. Quiere esa mágica imagen acompañada de palabra o sonido, o palabra que despierta un recuerdo fugaz, motivando la risa. Quiere el alivio de sentir que al tocar un muñeco a modo de títere y con voz infantil, escucha su nombre. Quiere cuando él quiere, acceder a mirar al otro porque él, no puede mirarse la mayoría de las veces. Quiere en un tiempo breve de cualquier día, la atención dirigida de manera explícita. No quiere escuchar gritos porque encubren una agresión hiriente y sin sentido. El mismo sinsentido que separa la mayoría de las veces a un esquizofrénico del resto.

La palabra del psicótico es considerada nula y sin embargo, se le otorga poder a la palabra de un vidente. No se sabe si posee en verdad poderes pero aquel necesitado de creer, confiará en situaciones a veces, atravesadas por el discurso de un psiquismo enfermo.

Más noticias


1 de 101

El niño con dificultades en el lenguaje posee imposibilidades parecidas.

El adolescente no puede entenderse en un cuerpo que crece mucho más que sus pensamientos o en pensamientos que no se condicen, con un cuerpo pequeño.

La mujer sufre porque no puede decirle no a su pareja por temor a perderla. El hombre callado piensa que su novia está obligada a comprender sus actos, mientras la violencia del silencio deteriora su ser.

El mismo deterioro sufrido cada día al ver la distancia provocada por la falta de comunicación.

Sufrimiento de la mujer o el hombre, ante el maltrato de su pareja y la imposibilidad de expresarle todo su enojo por temor a perder, eso, que se piensa asimilable al amor.

¿Será que tapamos con barro al oro?

Adriana S. Deza

Licenciada en Psicología
www.evaluacionneurocognitiva.com
Te. 4584-2014 | 15-3656-0318