La Policía de la Ciudad desalojó un piquete en avenida Corrientes y Callao

Los efectivos hicieron retroceder a militantes del Partido Obrero, Frente de Izquierda y otras agrupaciones.

Este miércoles por la mañana, la Policía de la Ciudad, en un inédito procedimiento, desalojó a distintos partidos de Izquierda que intentaron cortar la esquina de las avenidas Corrientes y Callao (límite entre San Nicolás, Comuna 1, y Balvanera, Comuna 3).

Militantes con banderas del Partido Obrero, el Frente de Izquierda y la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) se concentraron a las 8:30 en el cruce para cortar la circulación y protestar por 11 despidos en una compañía de embalaje llamada Interpack. La fábrica está tomada desde el 4 de diciembre.

Los manifestantes decidieron movilizarse hasta la calle Montevideo, pero fueron escoltados por efectivos, patrulleros y un carro de asalto.

Emanuel Ortiz, delegado de Interpack, aseguró: “Nosotros estábamos tranquilos manifestando y nos reprimieron salvajemente sin mediar ninguna palabra. Encima que nos despiden, tenemos que sufrir esto”.

“Esto fue excesivo. En ningún momento intentamos ejercer violencia. Queremos manifestarnos y que los medios puedan visibilizar nuestro problema”, agregó.

Este verano la Policía de la Ciudad iba a implementar un protocolo antipiquetes para prevenir los cortes de calle, en especial en el centro porteño donde circula el Metrobus.

Sin embargo, no se implementó por la magnitud de las protestas y para evitar incidentes y represión. Esto generó resquemores entre la administración nacional y la de la Ciudad.

Tras la renuncia del ministro de Justicia y Seguridad porteño Martín Ocampo, hay un nuevo perfil en la Policía de la Ciudad, responsabilidad del vicejefe de Gobierno, Diego Santilli.

El funcionario había dicho que se iba a implementar “mano justa” para intervenir en protestas y toda aquella acción que demande la presencia de efectivos porteños.