La tasa de divorcios porteños en 2017 fue la más alta desde 1990

Según datos oficiales, ese año hubo 10.511 casamientos y 8.217 separaciones. En promedio, las personas se separan poco antes de los 50 y en el 85% de los casos era su primera unión.

La Dirección General de Estadística y Censos de la Ciudad de Buenos Aires informó que la tasa de divorcios de 2017 fue la más alta desde principios de 1990.

Según datos oficiales, en 2017 hubo 8.217 divorcios. En comparación, hubo más de 40.000 divorcios en el trienio 1987-1989, cuando se aprobó en el país. En 1990 hubo 7.993 y en 2005, 7.045. El resto de los años la cantidad de separaciones estuvieron por debajo de esos números.

Luego de esos tres años, “la tasa bruta de divorcios (cociente entre el número de divorcios registrados durante un año y la población a mitad de ese año) mostró una tendencia al descenso y se estabilizó con mínimas oscilaciones en valores cercanos al 2 por mil”. “Luego, se produjeron valores anuales que oscilan entre aproximadamente 8.000 en 1990 y 6.000 en 1995 y 2010. Llamativamente en 2017 suben a 8200 (41% más de divorcios respecto al año 2016)”.

“En agosto de 2015 entró en vigencia el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación que eliminó el plazo de tres años de separación como requisito para iniciar la disolución del vínculo y también la figura del divorcio contradictorio, acortando los tiempos procesales (conocido como “divorcio exprés”). En 2017 se registró un nuevo ascenso en la cantidad de divorcios vinculares registrados en la ciudad, llegando la tasa bruta al 2,7 por mil”, explican en la Dirección.

“La relación entre divorcios y matrimonios, calculada como el cociente entre los divorcios y matrimonios inscriptos en un año, refleja variaciones a lo largo del período. El número de divorcios cada 100 matrimonios descendió en el primer quinquenio de los noventa y a partir de 2005 aumenta, a excepción de 2015. Los aumentos de los últimos años se explican por el sostenido descenso de los matrimonios. Pero en 2017 la relación se incrementa notablemente (28,2 puntos porcentuales más respecto a 2016)”, agregan.

“Entre 1990 y 2017 los matrimonios se redujeron el 52% mientras que los divorcios, que hasta 2016 registraban una baja del 27%, al incorporar el dato del año 2017 revierten la tendencia y al comparar la evolución de divorcios del período 1990-2017 arrojan un incremento del 3%”.

“En conclusión, el número de divorcios muestra un comportamiento relativamente estable desde la sanción de la ley de divorcio en 1987, donde se registró el pico más alto, hasta 2017, que supera los valores del año 1990. Como ya se mencionó, podría estar asociado a la reforma del Código Civil y Comercial en 2015. Pero para tener certezas, como ya se dijo, se debería contar con los datos de cuántos divorcios contradictorios se efectivizaron en el año 2017. La duración del matrimonio en general es de más de 10 años y la mayoría corresponden a rupturas de primeras uniones, mientras que en los varones se incrementa la reincidencia matrimonial y posterior divorcio”.

“Por último, sería interesante que, a fin de adecuarse a la recientemente sancionada Ley 5.924 de la Ciudad de Buenos Aires (sobre la incorporación del enfoque de género en la estadística pública de la ciudad), se incorpore la pregunta por el sexo en el formulario de divorcios, a fin de poder empezar a registrar los divorcios provenientes de matrimonios igualitarios. Aunque se asume que aún no tendrían un peso relativamente importante en la composición de las parejas que se divorcian podrían también influir en el aumento de la magnitud de los mismos”.

Con el objetivo de conocer algunas características de los cónyuges divorciados, esta Dirección General elaboró el formulario “Informe estadístico de divorcio” que se implementó en forma permanente a partir del año 2009. Allí se concluye: “En este informe se analizan datos referidos a los cónyuges divorciados cuyas sentencias fueran inscriptas durante 2017. Un primer rasgo a destacar es la edad en que se producen las disoluciones matrimoniales. La composición de los divorciados según su edad en el momento de la sentencia de divorcio, muestra una concentración en los grupos centrales (35-39 a 50-54 años), siendo a edad más temprana en el caso de las cónyuges debido a que en general las mujeres se casan a edades más bajas y con varones mayores que ellas”.

“Si bien los divorcios aumentan en todos los grupos de edad respecto al año anterior, es en los grupos de edades extremos (20-24 a 25 -29 y 50-54 a 60 y más) donde se dan los mayores incrementos porcentuales”. “Si se considera el estado civil anterior al matrimonio que se disuelve de ambos cónyuges en forma conjunta, se advierte que en la mayoría de los casos para ambos era su primera unión (85,4%)”.

“La duración del matrimonio que se disuelve, indica que más de las dos terceras partes superan los 9 años de convivencia y que es bajo el número de matrimonios que se divorció antes de los 5 años. La variación porcentual entre 2016 y 2017, muestra un incremento en todos los grupos de duración del matrimonio que se disuelve, pero el incremento de los divorcios de 20 años y más de duración supera ampliamente el promedio (68,6% frente al 41,3%), en consonancia con el incremento de los grupos de edad de 50 años y más”.

“Si se observa la distribución porcentual, se puede verificar que el único grupo que aumenta su peso entre ambos años es el que corresponde a la disolución de los matrimonios de 20 y más años de duración. Esto podría estar asociado a la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y la eliminación de la figura del divorcio contradictorio, que puede haber dado lugar a que se efectivicen muchos divorcios que se encontraban en litigio. De todos modos se plantea el interrogante sobre cuántos divorcios contradictorios se efectivizaron en el año 2017 (característica no relevada por el formulario estadístico de divorcios).

“La edad promedio al momento del divorcio para el varón es 48 años y 46 años para la mujer, siendo la diferencia de 3 años para las parejas que se divorcian antes de los 5 años de matrimonio y de 2 años para aquellas con un periodo más largo”.