Las Madres de Plaza de Mayo impidieron el allanamiento de su sede

Hebe de Bonafini se encerró en el inmueble ubicada a metros del Congreso. La entidad de Derechos Humanos sostiene que la orden judicial es ilegal.

Hebe de Bonafini se encerró en el inmueble ubicada a metros del Congreso. La entidad de Derechos Humanos sostiene que la orden judicial es ilegal.

Integrantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, encabezadas por la presidenta de la entidad, Hebe de Bonafini, impidieron que funcionarios judiciales allanaran la sede de Madres ubicada en la Hipólito Yrigoyen al 1500, por lo que los se limitaron a labrar un acta.

La media ordenada por el juez Javier Consentino consistía en realizar un inventario de la totalidad de los bienes de la fundación. La orden de allanamiento, que se llevó a cabo sin notificación previa, fue firmada tras el levantamiento de la feria judicial.

Advertida sobre el operativo que iba a realizarse, Bonafini se encerró en la sede ubicada en Yrigoyen al 1500, junto a varias integrantes de la organización.

Cuando los funcionarios judiciales se apersonaron en la entrada a la sede de las Madres se generó una discusión y finalmente se labró un acta para dejar constancia de la imposibilidad de dar cumplimiento a la orden firmada por el juez de feria

“No sé cómo les da la cara, no les da vergüenza, a ustedes y a quienes los mandan”, lanzó Bonafini a los funcionarios.

“Aunque usted no lo crea, venimos de buena fe a cumplir una orden”, contestó una de las personas, ante lo cual la titular de las Madres contraatacó: “Estoy cansado de los buena fe que nos roban a todos, no les creo”.

La orden judicial exige la realización de un “inventario sobre la totalidad de los bienes existentes” y menciona que si existe “algún tipo de riesgo en la conservación de los bienes inventariados” los funcionarios judiciales están facultados para “proceder a la inmediata clausura del inmueble y/o de los sectores donde éstos se encuentren depositados”.

“Asimismo, quedan facultades a requerir el auxilio de la fuerza púbica, a allanar domicilios, y a solicitar los servicios de un cerrajero en caso de resultar necesario”, agrega. Bonafini y otras integrantes de las Madres avisaron que resistirán en la sede ante cualquier intento de que vuelvan con la fuerza policial.

A través de Twitter, la Asociación de las Madres denunció la “connivencia del Poder Ejecutivo y del partido Judicial” y evaluaron que el procedimiento sin previa notificación es “ilegal” y “representa una violación de las garantías constitucionales”.

“A dos días del fin de la feria la connivencia del Ejecutivo y el Partido Judicial se evidencia una vez más. Para realizar un trámite nombran nuevo síndico y escribano sin notificar a las Madres lo que representa una violación de las garantías constitucionales”, señalaron.

Además, denunciaron que la orden de allanamiento constituye un “nuevo capítulo del plan de persecución a las Madres”.

“Habilitaron la feria judicial de manera ilegal y sin fundamento, con intervención del Ejecutivo y sin notificar a las Madres. Esto viola manifiestamente las garantías constitucionales”, insistieron.

En diálogo con C5N, Bonafini denunció que “quieren hacer un inventario para justificar que acá hay cosas de la Fundación para llevárselas”.

“Hay diez vitrinas de regalos del mundo, hay cuadros, todo es memoria y es de la Asociación. Tienen que venir como corresponde, tenemos que estar avisadas. Ellos quieren venir cuando quieren”, advirtió la presidenta del organismo de Derechos Humanos.

“Defendemos lo que tenemos, no voy a entregar 40 años de historia para que la tiren a la basura”, enfatizó, y agregó que “sólo les interesa destruir la historia”.

Según la dirigente, “vienen a buscar el archivo, los cuadros y no para quedárselos, sino para destruirlos”, informó El Cronista.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: