Las ventas en shoppings porteños están al 50% de la prepandemia

Lo informó la Cámara Argentina de Shopping Centers. En la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria señalan que “hay poca circulación de gente, la gente está cautelosa por ser un lugar cerrado”.

La Cámara Argentina de Shopping Centers informó que las ventas en centros comerciales de la Ciudad de Buenos Aires, activos desde hace dos semanas tras el cierre de marzo, registran ventas en un nivel equivalente al 50% de los meses previos al inicio de la pandemia.

“Las ventas están en un 50% o 60% de lo que era antes de la pandemia; durante el Día de la Madre hubo comportamientos dispares según el shopping, algunos estuvieron bien, pero ninguno magnífico”, dijo a Télam el gerente general de la Cámara Argentina de Shopping Centers, Mario Nirenberg.

Nirenberg sostuvo que “para los locales comerciales es volver a andar, como siempre que se vuelve a andar, significa que no siempre corremos como antes”. “Por lo menos para nosotros es bueno volver a retomar las actividades y para los locatarios es siempre un aliciente”, señaló.

Además, acerca del 25% de locales que decidieron cerrar durante los siete meses de inactividad en los centros comerciales, afirmó que “ya se perdieron, muchos no van a volver a abrir”.

La afluencia de público “está dentro de lo esperado, la gente también tiene restricciones para moverse” y las visitas “están por debajo de la capacidad que tenían establecida por protocolo”.

“Tenemos fundadas esperanzas que podamos ejercer actividades como gastronomía y otras que conforman nuestra oferta de una buena experiencia, como los cines, que tampoco están funcionando”, afirmó.

Nirenberg dijo que la tasa de conversión (proporción de visitantes que concretan compras “es altísima, la gente que concurre a los shoppings concurre a comprar efectivamente porque no hay otras actividades, concurren con clara voluntad de comprar”.

Por su parte, la gerente general de la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI), Alicia Hernández, dijo a Télam que “las ventas vienen flojas, están en un 40% de lo que hubieran vendido otro mes de octubre”.

“Hay poca circulación de gente, la gente está cautelosa por ser un lugar cerrado y gran caída del poder adquisitivo; además no hay eventos, no hay cumpleaños, no hay salidas importantes y esto golpea a ropa como la de fiesta o formal”, analizó.