Le gatillaron un arma cuatro veces a una médica en la Villa 31

La Asociación de Médicos Municipales informó que recibe entre tres y cuatro denuncias semanales por maltrato a profesionales de la salud.

Andrea Gómez, una médica del Hospital Rivadavia (avenida General Las Heras 2670), fue atacada por delincuentes que le gatillaron cuatro veces, después de atender una emergencia en la Villa 31 del barrio porteño de Retiro (Comuna 1). El hecho, ocurrido este lunes, aconteció mientras se encontraba acompañada por un efectivo de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, quien logró sacarle el arma al hombre que intentó disparar, aunque no pudo detener a ninguno de los atacantes.

Gómez contó que llegó a la villa en una ambulancia del SAME, caminó 300 metros por los pasillos del barrio y cuando llegó al domicilio le informaron que ya no requerían del servicio médico. Entonces, la médica iba a salir del barrio junto al efectivo cuando fue abordada por un grupo de seis jóvenes. Uno de ellos sacó un arma y gatilló cuatro veces. “Temí por mi vida. En ese trayecto de regreso al móvil, pensé que nos iban a disparar; no sabría decir los motivos por los que gatillaron “, dijo Gómez.

Noticias relacionadas

Cada semana, la Asociación de Médicos Municipales recibe entre tres y cuatro denuncias por agresiones a profesionales. Pero pocas son tan violentas como la que recibió una médica del Hospital Rivadavia, cuando fue a la Villa 31 a atender un paciente. Cuando volvía caminando a la ambulancia del SAME, un grupo de jóvenes la atacó y uno de ellos le gatilló un arma cuatro veces. Las balas no salieron. La salvó el policía que la acompañaba, que puso en fuga a los atacantes y logró sacarla del barrio.

“Las agresiones a médicos aumentaron en número y en gravedad -sostiene el titular de la Asociación de Médicos Municipales, Jorge Gilardi-. Hay entre tres y cuatro denuncias por semana, aunque no es tan frecuente que sean del nivel de ésta. La médica fue a atender un código amarillo y le dijeron que el paciente no estaba. No es que suponemos que el ataque fue una trampa. Fue una situación de agresión en que les gatillaron por gatillar. Hay que cuidar al que cuida y que trabajar por una sociedad que se respete a sí misma y a sus instituciones, una de las cuales es el hospital público”.

Deja un comentario