Legisladores porteños rechazaron la “reconciliación” propuesta por Nicolás Massot

Victoria Montenegro (Unidad Ciudadana) y Gabriel Solano (FIT) repudiaron los dichos del presidente de la bancada oficialista en Diputados, quien pidió imitar a Sudáfrica tras el apartheid.

Victoria Montenegro (Unidad Ciudadana) y Gabriel Solano (FIT) repudiaron los dichos del presidente de la bancada oficialista en Diputados, quien pidió imitar a Sudáfrica tras el apartheid.

Varios legisladores porteños expresaron su rechazo a los dichos de Nicolás Massot, presidente de la bancada Cambiemos en la Cámara de Diputados de la Nación. Había pedido una “reconciliación” con los represores de la década del setenta como “en Sudáfrica” con los responsables del “Apartheid”.

La legisladora porteña por Unidad Ciudadana e hija de desaparecidos Victoria Montenegro dijo al respecto: “En Argentina hubo un terrorismo ejercido por el Estado. No tiene que ver con el pasado, sino con el presente. Hoy hay personas desaparecidas con vida que viven con una identidad impuesta por el terrorismo de Estado. Se instala la idea de hablar de los dos demonios (igualdad de condiciones entre los militares y los desaparecidos)”.

En diálogo con la García añadió: “Siempre duele. Duele por muchas cosas. En la declaración él (Massot) dice que hay muchos que no quieren dejar la historia en el pasado por su condición de familiares de desaparecidos que buscan rédito. Los sobrevivientes, abuelas, nietos, hijos, amigos, a todos los argentinos que con los años entendimos el desastre nos moviliza. La memoria no tiene que ver con algo que pasó hace más de 40 años. Tiene que ver con construir un país con una base de respeto por la vida”.

“Vos nunca te podrías reconciliar con alguien que no pidió perdón por las torturas. Los nietos pasaron 40 años de su vida con un nombre que no era suyo. Es una historia difícil. Te piden que perdones eso. No te piden perdón, no te dicen dónde está tu familia desaparecida. Si no hay justicia corremos el riesgo que se repita la historia. La victoria de los genocidas presos nos posibilita saber que el día de mañana no haya un billete con el rostro de un genocida. Ellos vienen a borrar la historia, a escribir de vuelta la historia, a desmovilizar la sociedad, construir desde la mentira poniendo a los genocidas como héroes”, lamentó.

Por su parte, el legislador porteño Gabriel Solano (Partido Obrero en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores) expuso: “El modelo de Massot es el del triunfo de la política de impunidad. Sudáfrica se caracterizó por garantizar total inmunidad a los genocidas a cambio de la información sobre los crímenes del Apartheid. Pero Massot omite que en Argentina la impunidad fue enorme también, tuvimos las leyes de Punto Final, de Obediencia Debida, el indulto y los genocidas nunca dijeron nada sobre las listas de detenidos-desaparecidos, los lugares donde funcionaban los centros clandestinos de detención, siguen ocultando la identidad y el paradero de los nietos entregados, como hace el recientemente beneficiado con la domiciliaria, el genocida Etchecolatz”.

“Solo hace poco comenzaron los juicios y a cuentagotas y la poca información con la que se cuenta fue obtenida como resultado de los juicios peleados por el movimiento popular y de la lucha emprendida por las organizaciones de derechos humanos, políticas y sociales por la memoria, la verdad y la justicia”, añadió.

“Massot no habla desde la `imparcialidad`. Su familia está vinculada con los genocidas y tiene interés en su absolución. La impunidad más alta de todos los sectores cómplices de la dictadura militar es la de los empresarios que se beneficiaron con ella, como su tío Vicente Massot, dueño y director periodístico del diario ultraderechista La Nueva Provincia de Bahia Blanca, quien está denunciado por delitos de lesa humanidad por sus vínculos con los genocidas y que ha reclamado en más de una oportunidad `mano dura` al gobierno de su sobrino”, expuso.

“Massot no es el primer vocero del gobierno en plantear la impunidad para el aparato represivo. Sus declaraciones coinciden con el reclamo más general de la reinstalación de las fuerzas armadas en la política interna, algo que el Departamento de Estado norteamericano promueve en Argentina y en América latina, para la represión contra la movilización social y el control de los negocios”, concluyó.

Por otra parte, el dirigente radical Ricardo Alfonsín consideró que los dichos del diputado macrista son “un despropósito tan grande” que duda “de que hubiera querido decir eso”. En declaraciones radiales, Alfonsín se preguntó “qué diría la comunidad armenia o judía si alguno de sus dirigentes dijeran algo parecido respecto del Genocidio Armenio o del Holocausto”

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, tildó de “aberración” el planteo de la “reconciliación”. “No queremos abrazarnos con quien asesinó, rechazamos de plano esta posibilidad”, expresó De Carlotto. “Massot es un hombre joven, que reacciona o le dicen lo que tiene que decir. Lo pondría a leer la historia que se escribió.

“Lo que él propone es una aberración”, agregó la referente del movimiento de Derechos Humanos, que dijo haber estado en Sudáfrica y que allí la gente “no está de acuerdo con que venga a llorarle el asesino que mató a sus familiares”.