Liberan camas y suspenden cirugías en ocho hospitales públicos porteños por el G20

Es una medida ordenada desde el Ministerio de Salud local. Se plantea una hipótesis de conflicto y se adecúan los lugares para poder recibir contingentes de heridos.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ordenó liberar camas y suspender cirugías en los hospitales públicos porteños Argerich, Fernández, Santojanni, Quemados, Santa Lucía, Gutiérrez, Pirovano y Tornú. Es por la realización de la cumbre de líderes mundiales G20.

Los hospitales trabajan en alerta roja y bajo una hipótesis de conflicto, lo que los hace estar listos en caso de recibir grandes contingentes de personas heridas. Deben actuar en forma coordinada y rápida ante casos de emergencia.

Por ejemplo, en el Hospital Gutiérrez se suspendieron las cirugías que requerían post-operatorios en terapia intensiva. Adaptaron la terapia cardiovascular para atender enfermos de cualquier índole, y armaron una unidad que soporte el ingreso simultáneo de decenas de heridos

“Hace un año sabemos del G20, pero recién en los últimos días empezaron a decirme: ‘ojo que si es necesario tenés que reforzar’. No existe. ¿Cómo llegó? No hay subte, ni trenes, funcionan algunos colectivos y la Ciudad en gran parte está cerrada”, dice un médico de guardia a Clarín.

“El G20 es un evento especial, en el que puede haber incidentes químicos, humos tóxicos, gas pimienta, distintos escenarios que nos obligan a tener un área de desintoxicación, que ya está contemplada”, agrega otro médico.

En el Pirovano se creó un comité de emergencia, pero la organización a su criterio no fue acertada: “Meses atrás había que rearmar las guardias y decidir quiénes iban a venir. Ahora ni siquiera están convocados los técnicos, y sin ellos los quirófanos no pueden usarse”, dice y termina: “La idea de reforzar con personal suena bien, pero en la práctica es inaplicable”.