Ligan el tiroteo del centro porteño a la “doctrina Chocobar” que respaldaron Ciudad y Nación

Hubo más de 40 disparos, tres heridos y dos detenidos por un intento de robo a una joyería.

Hubo más de 40 disparos, tres heridos y dos detenidos por un intento de robo a una joyería.

Este martes por la tarde se desarrolló un intenso tiroteo entre efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y delincuentes que intentaban robar una joyería en la esquina de Libertad y Lavalle. Luego el enfrentamiento se mudó a la avenida Corrientes y Paraná (San Nicolás, Comuna 1). Hubo cerca de 40 disparos ejecutados. Tres personas terminaron heridas y fueron arrestados dos maleantes.

Entre los heridos está la jueza laboral María Alejandra D’Agnillo, titular del Juzgado Nacional Primera Instancia del Trabajo N° 63, quien recibió dos disparos en las piernas. Por su parte, el secretario del Juzgado Civil n° 9 Ezequiel Allende también fue impactado por una bala en el pecho; y el delincuente herido tiene un balazo en una de sus piernas. Los tres están fuera de peligro.

El titular del SAME, Alberto Crescenti, dijo sobre los heridos: “Hay un masculino de 40 años con impacto de bala en tórax que fue trasladado al Hospital Argerich (Pi y Margall 750, La Boca, Comuna 4), una mujer de 60 años con dos heridas de bala en los muslos con entrada y salida fue traslada al Ramos Mejía (Urquiza y México, Balvanera, Comuna 3) y está fuera de peligro, y un hombre de 27 años con herida de arma de fuego en miembro inferior fuera de peligro en el Ramos Mejía”.

Este suceso se da el mismo día en que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, defendió de forma contundente, al igual que el jefe de Gobierno porteño, el accionar de Luis Chocobar, quien mató al ladrón que robó y atacó al turista estadounidense en el barrio de La Boca (Comuna 4).

“Este caso ratifica una mirada que tiene nuestro gobierno: las fuerzas de seguridad no son las principales culpables en un enfrentamiento. Estamos cambiando la doctrina de la culpa de la Policía. Y estamos construyendo una nueva doctrina: el Estado es el que realiza las acciones para impedir el delito”, dijo la funcionaria.

“Vamos a invertir la carga de la prueba. Hasta ahora, el policía que estaba en un enfrentamiento iba preso. Nosotros estamos cambiando la doctrina y hay jueces que no lo entienden. Lo vamos a cambiar en el Código Penal. Vamos a sacar la legítima defensa para los casos de policías”, agregó.

En torno al caso Chocobar se reavivó el debate sobre las fuerzas de seguridad. En tanto, referentes de la oposición salieron a ligar el tiroteo con la defensa del Gobierno nacional y del Gobierno porteño a Chocobar.

Por eso, la legisladora porteña por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), Myriam Bregman, expuso al respecto: “Bullrich y el Gobierno (nacional) están intentando instalar una peligrosísima doctrina: que las fuerzas de seguridad pueden disparar a mansalva”. “Bullrich vuelve a invertir la carga de la prueba: dice que la Policía siempre tiene razón, salvo que se demuestre lo contrario”, agregó.

Su compañero de bancada, Gabriel Solano, analizó: “Cuando Bullrich dice que Chocobar actuó de acuerdo a todos los protocolos y manuales que ha elaborado el Ministerio de Seguridad sobre doctrina policial, se reconoce como autora intelectual del accionar de Chocobar. Bullrich informa que la nueva doctrina que estableció el gobierno justifica el asesinato ´para impedir que vuelva a hacerlo´. El Ministerio de Seguridad impulsa una doctrina de asesinato preventivo”.

Ante los dichos de Bullrich, la legisladora porteña por Unidad Ciudadana, Victoria Montenegro, dijo que esta era una explicación de “gatillo fácil”.

Su compañero de bancada, Leandro Santoro, dijo: “Lo del Gobierno con Chocobar podría cuadrar dentro de la apología del delito. El video muestra claramente una Ejecución extrajudicial producida por una extralimitación en el uso de la fuerza. No sabemos quién mató a Rafael Nahuel por la espalda y el gobierno defiende Chocobar después de ver cómo fueron los acontecimientos. Está claro que nada es casualidad”.