Lo obligaron a bajar del tren por exhibir un cartel con críticas a Macri

Según testigos, el hecho ocurrió en la estación Carranza de la Línea Mitre, en Palermo. Dos agentes de la PFA acusaron al pasajero, de 60 años, de estar “molestando al resto de los pasajeros”. Parte de la discusión quedó registrada en video.

De acuerdo con la versión de una de las pasajeras que filmó el episodio, todo comenzó en la estación Carranza de la línea Mitre cuando un hombre de 60 años subió al tren con un cartel con críticas al Gobierno nacional, que motivó el enojo del guarda de la formación, quien pidió ayuda a dos agentes de la Policía Federal.

Según contó Lorena Lillo a minutouno.com, la joven de 41 años que viajaba en el mismo vagón y que registró todo el escándalo con su celular, ante la negativa del hombre a bajarse del tren el guarda ordenó detener la formación hasta que el hombre del cartel no descendiera.

Ante el cariz de los acontecimientos, el hombre enrolló el cartel y se sentó. Sin embargo, el guarda insistió en que el pasajero debía bajar y llamó a la Policía para que lo desalojara por la fuerza con el argumento que “está molestando al resto de los pasajeros” y que “la libertad de uno termina donde empieza la del otro”.

Tras una larga discusión con los agentes de la nueva Policía Federal, que responde al Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, que conduce Martín Ocampo, el hombre accedió finalmente a bajarse de la formación para no demorar aun más al resto de los pasajeros.

Lillo denunció que tras el episodio, los dos agentes de la Federal, quienes pretendieron arrebatarle el celular, se acercaron a insultarla: “Por lo bajo me puteaban, me decían conchuda de mierda, ahora vas a ver… Siempre bien cerca y bajito para que no escuche el resto de los pasajeros, y me decían que les entregara el teléfono”.

“Incluso escucharon que le decía a mi marido por teléfono que me iba a bajar en la estación Tres de Febrero y cuando llego me está esperando más policía, por eso decido no bajarme ahí y seguir hasta Retiro. Me obligaban a que me bajara hasta que una señora intercedió diciéndoles que no estaba obligada a bajarme. Seguí hasta Retiro, me fui a la punta de la formación y cuando llegamos me bajé y me fui corriendo hasta donde estaba mi marido que me había ido a buscar”, denunció Lillo a minutouno.com.