Los alquileres porteños volvieron a subir por encima de la inflación

Se ubicaron, en promedio, en un 34,9% en el segundo trimestre de 2018 frente a una inflación del 27,9% interanual.

La dirección General de Estadística y Censos del Ministerio de Economía y Finanzas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires divulgó un estudio que concluye que en el segundo trimestre de 2018 los alquileres porteños subieron por encima de la inflación (27,9% interanual). El precio del m2 usado creció en promedio un 37,6% para los monoambientes, un 35,8% en el caso de los departamentos de dos ambientes, y del 31,2%  para las unidades de 3 ambientes.

El estudio informa: “De esta manera, para aquellas de 1 y 2 ambientes se registra una aceleración respecto de las subas computadas en el trimestre previo; por el contrario, se verifica una desaceleración para las unidades de 3 ambientes. El alza de los alquileres superó la variación de los precios estimada por el Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (IPCBA) que, en promedio para abril/junio, alcanzó un 27,9%1 en términos interanuales”.

“Esta situación acontece por quinto período consecutivo, luego de un lapso de cuatro trimestres (entre el segundo de 2016 y el primero de 2017) en donde la marcha de los precios había superado el incremento en los valores de alquiler”, añade la Dirección porteña.

Según el estudio, los precios más elevados computados para los monoambientes usados se verificaron en Palermo ($ 9.861) y Núñez ($ 9.740); en tanto, los departamentos de menor valor se observaron en Monte Castro ($ 6.673) y Villa del Parque ($ 6.909).

Para el caso de los usados de 2 ambientes, los mayores precios correspondieron a unidades de Puerto Madero ($ 17.467) y Palermo ($ 13.049); en Liniers ($ 8.069) y Barracas ($ 8.854) se encontraron las rentas medias más bajas.

Para un departamento de 3 ambientes usado, Palermo ($ 18.611) y Núñez ($ 18.421) constituyeron los barrios más costosos; en el otro extremo se posicionaron Flores ($ 14.048) y Balvanera ($ 14.919). Por comuna, la dispersión de precios más marcada se verificó en el segmento de las propiedades de 2 ambientes, donde la brecha entre la renta máxima (Comuna 14; Palermo) y mínima (Comuna 9; Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda) alcanzó, entre abril y junio, el 56,5%.