Los artistas callejeros señalan que podrían ir presos si se aprueba el nuevo Código Contravencional

Dicen que uno de los artículos del proyecto oficialista se podría usar para encarcelarlos o ponerles fuertes multas económicas.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, envió a la Legislatura porteña un proyecto para modificar el Código Contravencional. Lo más notorio es la prohibición de trapitos y limpiavidrios, además de nuevos delitos informáticos. Además, pena los “ruidos molestos” en el espacio público. Los artistas callejeros están alerta porque aseguran que se usará esa figura para perseguir su trabajo.

Por eso, este martes a las 14 iban a hacer una concentración frente a la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, en Perú 160 (Comuna 1). Fue convocada por Músicos Organizados, Frente de Artistas Ambulantes Organizados (FAAO), Circo Abierto, Cirqueras organizadas, EDP, Actores en movimiento (AeM), Trabajadores de la cultura ambulante (T.C.A), Hablemos de violencia sin carpa, Circo Fuaa!, Payasos con memoria y Unión de Artistas Independientes (U.D.A.I).

En concreto, en el proyecto de ley que pronto llegará al Recinto de sesiones establece que el artículo 85 pena ruidos molestos con hasta cinco días de arresto o una multa de $1.000. Cuando el origen de los ruidos provenga de la vía pública la sanción será de hasta 10 días y $2.000.

Los artistas consideraron que con la reforma “se reforzaría el accionar de las fuerzas represivas contra los artistas callejeros” y advirtieron que “es una medida más del plan de guerra llevado adelante por el Estado contra los trabajadores, de la mano del acuerdo con el FMI”. Asimismo, señalaron que “a la precaria situación que vivimos los artistas, se le suma la ofensiva del Gobierno para cercenar aún más los lugares donde poder trabajar y ejercer un mayor control sobre la calle y el espacio público”.

“Los ataques a los manteros y la persecución y arresto de músicos y artistas callejeros en todo el país es moneda corriente”, señalaron y aseveraron que “para el Gobierno del Ciudad, la música y el arte en la calle es ‘ruido molesto’ y, como tal, debe de ser erradicado”.

Los artistas agregan: “A partir de esta modificación del Código las denuncias pueden ser anónimas lo que es directamente darle vía libre a las fuerzas represivas para arremeter a su antojo contra los artistas que nos encontremos trabajando en plazas, peatonales o cualquier lugar público”.